Todo el mundo ha oído hablar de la música y la cultura cajun, aspectos muy característicos de la cultura del estado de Luisiana, en el sur de Estados Unidos. Sin embargo, hay datos que son menos conocidos. Por ejemplo: El primer disco de música cajun que se grabó en la historia fue de Joe Falcón, descendiente de canarios que emigraron a Luisiana en 1778. Durante más de dos siglos, esta comunidad, conocida como «isleños», ha mantenido el español en sus familias, lleno de entrañables arcaísmos, así como parte de las costumbres y tradiciones de las islas. Hoy reivindican más que nunca su herencia hispánica en un contexto donde conviven con el cajun (francés criollo) y el inglés.

Y no acaba ahí el protagonismo musical isleño, pues en la primera grabación de jazz, hubo otro descendiente de canarios: Alcide Nunez.

Con todo, hay un reencuentro muy interesante entre los descendientes de canarios en Norteamérica y su madre patria hispana/insular; haciéndose «experimentos» que conectan su música con el timple, volviendo el río a su cauce.

Pasen y vean:

*Recuérdese:

Deja un comentario