En muchas cosas, tales como la desaparición de la presunción de inocencia (con la ley llamada «de violencia de género»), o el asalto al poder judicial por parte del PSOE y del PP, España ya es una dictadura de facto. No obstante, todo apunta para peor. La nueva coalición de ¿gobierno? liderada por el PSOE con Podemos como máximo compañero de viaje comienza con un ataque directo a los jueces de ambas formaciones, así como a la libertad de expresión más elemental:

Los españoles, al igual que probablemente los chilenos, se pensarían que «nunca seremos como Cuba o Venezuela». Los mismos venezolanos decían que ellos nunca estarían como Cuba. Pues todo es ponerse…

Pasen y vean:

Deja un comentario