-Por Antonio Moreno Ruiz

Siendo que el coronavirus se extiende como una pandemia especialmente por el continente europeo; sin embargo, en España, la coalición social-comunista que gobierna el país ha demorado más de dos semanas en tomar alguna medida; ni tan siquiera aun sabiendo del intenso trasiego humano que hay para con Italia, y habiendo además ya gente contagiada en España.

Es más: En todo este tiempo, fue el mismo gobierno quien apoyó, fomentó y financió una gran manifestación feminista/neomarxista el 8 de marzo, en la cual se formaron multitudes a lo largo y ancho de toda la geografía ibérica.

El mismo 8 de marzo, el partido Vox, que venía de una gira por Estados Unidos (1) tras sellar su afinidad con el Partido Republicano (especialmente con los senadores de origen cubano) y con movimientos conservadores de Hispanoamérica, celebró una asamblea en Vistalegre (Madrid), a la que acudieron unas nueve mil personas.

Vox ha pedido perdón por convocar el acto y asume su responsabilidad. Pero ya es tarde, porque no deja de ser una irresponsabilidad que el mismo día 8 de marzo tuviera lugar la asamblea de Vistalegre. De hecho, si los dirigentes de Vox hubieran desconvocado el acto, se hubieran adelantado al gobierno y hubieran dado ejemplo de responsabilidad. Pero no lo hicieron. Por más que la responsabilidad primera no sea la de ellos, también tiene su parte. Y todos los españoles, como sociedad, no nos estamos comportando a la altura de este terrible desafío.

El presidente Pedro Sánchez, así como el vicepresidente Pablo Iglesias, dan a entender con silencios y evasivas que el peligro empezó en la noche del 8 de marzo… Y así, Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias y encargado de tranquilizar a España por el coronavirus, ha pasado de decir que apenas iba a haber contagio a España a reconocer la realidad con un ataque de risa.

Siendo que uno de los contagiados ha sido Javier Ortega Smith -hispanoargentino secretario general de Vox y diputado por el mismo partido- ha dado positivo en coronavirus, la periodista Pilar Carracelas, que trabaja para medios separatistas e izquierdistas (TV3 y La Sexta), se ha alegrado públicamente de este contagio, deseándole la muerte.

Si bien es verdad que con las redes sociales es difícil controlar los anónimos que exponen barbaridades, sin embargo, el partido Podemos ha expuesto en el ayuntamiento de Córdoba carteles para mofarse del contagio de Ortega Smith: “Espacio libre de coronavirus, no todos pueden decir lo mismo”, mientras ponían rostro de Ortega Smith. Adelante Andalucía –una de las marcas electorales que estaba integrada con Podemos-, a través de su delegación de Sevilla, exponía un tweet en el que decía: “Nunca hasta ahora ha habido tantas razones para establecer un #Cordón Sanitario a la Extrema Derecha en #Sevilla”; el cual no han tardado mucho en borrar; así como Alberto Garzón, actual ministro de consumo, también borró sus tweets en los que tenía al castrismo como modelo.

Cierto es que en líneas generales, en España no se ha actuado bien ante el desafío del coronavirus, reiteramos; pero el chavismo ibérico que nos (des)gobierna ha mostrado una bajeza difícil de superar. Y España no es Venezuela, pero Venezuela tampoco era Cuba…

NOTAS

(1) Recuérdese:

1 COMENTARIO

Deja un comentario