Por Zoé Valdés (de su perfil en Facebook)

Para los que siguen dejando y dando a interpretar, o afirmando directamente, que Venezuela está peor que Cuba, reitero esta aclaración pertinente:

-Por lo que veo en Venezuela todavía hay libertad de movimiento de una provincia a otra, e incluso de un país a otro. La prueba es el otro presidente Juan Guaidó y todo el personal que despliega a su alrededor. De hecho, hay dos presidentes, uno elegido, el otro no. Adivinen cuál ha sido elegido aunque sea de manera fraudulenta.

-En Venezuela todavía existe la propiedad privada, que fue eliminada en Cuba desde el inicio, en 1959.

-En Venezuela se pueden vender propiedades. En Cuba la única propiedad es a 50 por ciento con el Estado. La ilusión de venta, aprobada desde hace unos pocos años, es siempre 50 por ciento con el Estado.

-En Venezuela no ha habido cambio de moneda como sí lo hubo en Cuba desde el inicio y de manera radical.

-A juzgar por la cantidad de micrófonos que siempre veo desplegados frente a la oposición, en Venezuela todavía hay prensa libre, o sea, hay prensa, al menos.

-De Venezuela se puede salir y entrar hacia y desde el extranjero, reitero: libertad de movimiento. En Cuba no.

-En Venezuela hay internet normal. En Cuba sólo unos privilegiados pueden conectarse a la red, y las ventas de teléfonos y de computadoras pasan todas por Papá Estado.

-En Cuba hay una férrea tiranía militar que controla absolutamente todo, y más, porque también controla y domina a países como la misma Venezuela, y adláteres.

-Cuba estuvo dominada por la invasión soviética durante 30 años. Venezuela lleva 20 años en manos de los que fueron adiestrados y fieles aprendices de los mayores representantes del comunismo, y del fascismo. Fidel Castro, además de discípulo aventajado de Lenin y Stalin, también fue un admirador de Adolf Hitler.

-En Cuba desde el inicio ha habido fusilamientos masivos. Masacres de niños. En Venezuela no ha habido fusilamientos masivos, ni tampoco en un día se han masacrado a doce niños de un golpe como en el Remolcador Trece de Marzo, y como en la Masacre del Río Canímar donde no recuerdo la cantidad de niños que había, pero los había.

-En Cuba no existe educación, lo que existe desde hace 60 años es adoctrinamiento comunista en las escuelas y en las universidades, todas estatales. No existe la educación privada ni en sueños.

-Los hospitales y medicamentos están en situaciones indescriptibles de miseria y carencia. Sólo hay que ver las ruinas de Maternidad Obrera y del Pediátrico especializado de Cardiología Infantil, más el resto. Castro heredó toda la medicina y la educación de antes de 1959. No construyó un sólo hospital ni una sola instalación escolar que mereciera ese nombre.

-Cuba es la cárcel más grande del mundo, 90 mil presos, declarado ayer por el diario ABC, donde se tortura y se asesina. Cuba, siendo una isla, cuenta con mayores centros penales (prisiones) que playas.

-El cubano desde el primer día de 1959 pasó a formar parte de lo que se denomina ciudadano de tercera categoría, y hasta escoria, por el mero hecho de pensar distinto. Todavía en Venezuela se puede pensar distinto, y hasta se consigue asaltar el Parlamento, golpear a un esbirro armado en plena cara, como recién ha hecho Juan Guaidó acompañado de los suyos.

-En Cuba se asesina a los opositores reales, como hicieron con Orlando Zapata Tamayo, Laura Pollán, Oswaldo Payá, Harold Cepero, y tantos otros… mediante crímenes enmascarados en accidentes u otros.

-Los presos que en el mundo más tiempo han estado encarcelados fueron presos cubanos: Mario Chanes de Armas, Eusebio Peñalver, Armando Sosa Fortuny. Los dos primeros muertos en el exilio de Miami, y el tercero muerto recientemente a causa de una «enfermedad» en una celda castrista.

-La cantidad de artistas y escritores cubanos en el exilio ha dejado una huella imborrable iniciada desde los primeros años del horror y de férrea censura. Los nombres, ustedes los conocen. Nómbrenme un escritor venezolano de la talla de Lydia Cabrera, Lévy Marrero, Guillermo Cabrera Infante, Reinaldo Arenas, entre otros muchos. Artistas como Cundo Bermúdez, Carmen Herrera, Zilia Sánchez, Ernesto Briel, Ramón Unzueta, y tantos otros… Innumerable, gigantesco es el inmenso regalo que el exilio cubano le ha dado a la cultura cubana y a la universal. Nada comparable a los venezolanos cuyo mayor aporte -aunque no el único- a Miami, es haber encarecido el precio de la inmobiliaria y de crear zonas despobladas fantasmas, en Miami Beach por ejemplo. Por eso aplaudo cada día con el corazón el enorme esfuerzo de los venezolanos de la Librería Altamira, que son otro tipo de venezolanos, sin duda alguna.

-Para no extenderme, que la lista sería inacabable e inabarcable. Los venezolanos se creen superiores a los cubanos. Despreciaron nuestras advertencias, y así están ahora. Siguen ignorándonos, y ni siquiera agradecen (salvo unos pocos) la inmensa solidaridad del exilio cubano y mucho menos del gobierno de Donald Trump esas pruebas de solidaridad. No reconocen nunca la valiente resistencia del Escambray, ni la de la verdadera oposición cubana dentro y fuera de Cuba, que les ha abierto las puertas a ellos, lo que nunca fue a la inversa cuando ellos no tenían al monstruo dentro. Jamás mencionan a un preso político cubano, nunca. Nosotros hasta campañas hemos hecho por la libertad del socialista Leopoldo López. Las radios y televisiones de Miami que no existirían sin la presencia de los cubanos desde el mismo año 1959 han sido puestas a su entera disposición. Ya se habla más en ellas de Venezuela que de Cuba.

-Por último: ¿será porque los cubanos tuvimos y tenemos a José Martí y los venezolanos tuvieron a Bolívar? Estudien y analicen quién fue el primero y quién el segundo.

-Ah, no olvidar que más de 60 años no son veinte, ni treinta. A ver si tienen un poco de cabeza para las Matemáticas, que por algo cada venezolano es más multimillonario que cualquier cubano, según la leyenda. Aparte de que el daño psicológico y espiritual que la tiranía castro-comunista ha perpetrado con el pueblo cubano durante cinco generaciones no es ni significa ni por asomo lo mismo en nuestro caso en comparación con el otro.

Podría seguir, pero… Prefiero dejarlo aquí. Como en el tema cubano, en el tema venezolano hay de todo como en botica. Me equivoqué con ellos, lo que prueba que sigo siendo buena, y eso no me gusta ni un poco. Mi meta es ser la peor de todas.

Al que no le guste: Mulsogar. Bah y recontrabah.

Zoé Valdés.

Deja un comentario