El incombustible José Rubiera, que se prepara para la era post Castro desde hace algunos años y que confía (si Dios le da salud, claro) convertirse en el Meteorólogo Mayor del Caribe. Acaba de advertir en sus redes sociales de un fenómeno recurrente cada año: la llegada de partículas en suspensión provenientes de Sahara.

Qué envidia le tienen sus compatriotas a esas partículas, libres de viajar gratis por todo el planeta, sin engorrosos trámites consulares ni fronteras. En fin que Rubiera se despacha aclarando en español y en inglés que el color blanquecino del cielo se debe precisamente a ese fenómeno “completamente normal para la época del año”.

Concluye afirmando que los isleños van a sentir mucho calor y poca lluvia, pues el dichoso polvo viene acompañado de aire seco.

Deja un comentario