Lo positivo que le encuentro al amor por los elefantes

0
399

José Gabriel Barrenechea.

No tengo a mal el apoyo cubanoamericano a los republicanos en esta campaña presidencial, por el contrario, creo que puede ser muy útil para Cuba y los Estados Unidos.

Claro, mientras ese apoyo no llegue a convertirse en un apasionamiento por un caudillo, un apasionamiento demasiado parecido al que los castristas sentían por Castro. Por esta vía el Exilio podría convertirse en solo un agente asalariado de las élites de Washington en sus campañas electorales, y no en el actor activo, que le imponga políticas a esas élites. Cual de él hicieron por décadas los anteriores guías exiliares, encabezados por políticos e intelectuales tan hábiles como Jorge Más Canosa o Carlos Alberto Montaner.

Dos puntos le veo de positivo al apoyo cubanoamericanos a los republicanos.

Primero: Si los republicanos ganaran la Florida, y ello permitiera la reelección de Trump, le haría ver al ala republicana ahora hegemónica la necesidad de no sólo buscar el apoyo del votante blanco de limitada educación, sino crear un nuevo discurso nacionalista que también incluya a los latinos.

Segundo: Si los republicanos ganaran la Florida, pero Trump perdiera la elección, además de igualmente hacerlos conscientes de la necesidad de ampliar sus bases con el voto latino, le daría a los cubanos la suficiente influencia para pedirle al presidente de salida que reponga pies secos, pies mojados. Trump, tipo rencoroso y demasiado centrado en sí mismo más que en el amplio interés nacional, sin duda lo concedería, dado su interés de dejarle a Biden un escenario complicado al ascender al poder en enero próximo: una papa caliente.

De más está decir que en la actual situación en Cuba ese acto presidencial, tomado en el mismo noviembre, habrá de provocar una crisis migratoria antes de fin de año. Lo cual no podría saldarse más que con el actual gobierno cubano de Diaz-Canel sentado a una mesa de negociaciones con la nueva administración, haciendo concesiones, o enfrentar una inevitable intervención militar.

Deja un comentario