Miami

Date:

Del autor

La expulsión de los jesuitas: Antecedentes y consecuencias

-Por Emilio Acosta Ramos Un tema que genera debate es...

Gracias a Alejandro Toledo, el globalismo se infiltró en el Perú

-Por Mar Mounier 'Gracias' a Alejandro Toledo, el globalismo se...

La camiseta de la Sampdoria

Habida cuenta de que en su momento hablamos de...

Una de las últimas veces que estuve en Miami, no hace mucho, me encontré por azar con un viejo conocido. Él me reconoció a mi, yo no a él. He borrado casi todas las caras que dejé en los Emiratos Insulares Shitholes de Cagonia Esclavizada y Enardecida.
-Zoé Valdéssss -dijo con ese insolente tonito de los cagonios.
-¿Y tú quién eres? -Y es que p’a insolente yo.
Ahí soltó toda la historia del tabaco (y yo haciéndome pipi), entonces en un esfuerzo descomunal, y recogiéndome las dos tetas encima de los brazos cruzados (gesto de probable voladura, por no decir empingue) pude recordar por fin de quién se trataba.
-¿Qué haces en Miami? -preguntó como si yo no pudiera hallarme en Miami.
-De paseo -respondí agria.
-¿Pero tú no vives en Francia?
-Sí, pero también me paseo por el mundo. De vez en cuando caigo en Miami. ¿Por?
-No, por nada… Yo trabajo aquí -me dijo sin que yo se lo preguntara.
-Mira qué bien -ya con el chorrito en la punta-, qué bueno que pudiste largarte del infierno.
-Nooooo. Yo trabajo aquí dos o tres días a la semana. Vivo allá, aquello está superestelar -qué mal me cae esa palabreja-. No vivo aquí en Miami ni a mata’o. Todas las semanas viajo para acá porque no me queda más remedio, cumplo con mi trabajo y regreso a mi casa en La Habana. Aquello está buenísimo, ahora es cuando mejor está. Y con los 5 mil que gano aquí mensualmente me alcanza y me sobra. Soy casi rico…
Le di un revirón de ojo que todavía me duelen la niña y el lagrimal. Ahí lo dejé, subí corriendo por aquellas escaleras antes que se me soltara la mano en un gaznatón y le meara el zapato.
Todo esto lo cuento con una rabia tremenda, porque me acabo de enterar que dos personas, a las que aprecio y admiro por su alto nivel profesional y su talento, las acaban de despedir de sus trabajos, en los medios de comunicación de Miami. Mientras tanto, a este mediocre le dan todas las facilidades de trabajar -según me enteré después, precisamente porque vive en Cuba-, y le permiten llevarse el dinero con el que alimenta a la tiranía. No creo que sea el único.
Quéajcotú. Foquépete. Lo que trajo el bajel.
Zoé Valdés.
Lenguaechucho y Blúme’hierro.

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Firmas

Deja un comentario