A su modo y manera ladina habitual, el Vaticano, los curas católicos, vista la disminución de afecto, de lo que ellos llaman fieles en el resto del mundo de habla española, en Cuba, aprovechando la estrecheces del cerco, de la situación social y política, en vez de apretar para que todo volviera a la normalidad lógica de la independencia de un país, los vaticanistas, en las sombras, al estilo y como navega un iceberg con mucha masa escondida bajo las aguas, con la parte emergente dicen que quieren ayudar a Cuba, al mismo tiempo que le van segando la yerba bajo los pies.

Desde la revolución de la Maestra hasta acá, nunca la Iglesia católica en Cuba tuvo tanto poder ni a la vista ni a escondidas. Y con el cuento de que disponen de internet, computadoras, y locales formativos, he visto en Cuba el mismico proceso de la Acción Católica, que altera constituciones, que pone al clero por delante de necesidades sociales como puedan ser la sanidad o la enseñanza, en una Cuba pacífica que ofrece muchas oportunidad actuales para inyectarle temblores.

En Cuba todo camina con paso decidido a que en cuantico se descuiden los cubanos, las poderosas sectas católicas se adueñen de todo en el escondite, y el neoliberalismo católico abra su boca y se zampe el mejor bocado en todo, y si sobra algo para los demás. Y, en el caso de que no sobre nada, que se pongan de rodillas y recen para que les caiga como maná desde el cielo si tienen fe y la resignación cristiana que en todo y cada caso se le señale.

En la cámara de los diputados mexicanos, se llegó hasta la podredumbre de donde se llegó hasta la presencia de Obrador y Noroña, con los oradores exhibiendo una cruz en lo alto de su tribuna. Pero la cruz, nunca se opuso a nada y mucho menos se posicionó del lado de los necesitados y despanzurrados. Y tal como aconteció y acontece en México, el estamento vaticano se mueve ahora en Cuba como pez en el agua cerrando los contraventanales de sus palacios a cualquier viento que desinfecte la maldad diaria del viento norteño de EE.UU y la callada Canada, para eliminar, esclavizar y dejar a nivel de temblor a todo lo que huela a origen español, mezclados en genes o no con los originarios.

Se están acicalando las iglesias por toda Cuba. Se está poniendo en venta el clásico lote de los bonos de dos vidas por una sola; pero, con la condición de que la vida, la sola, la piloten timoneles con sotanas porque están viendo un caldo de cultivo excelente en la sociedad cubana actual para que el partido deje paso a la sacristía, que va a cerrar a Cuba, como nos tiene cerrados a los españoles y nos sacan a pastar a aquellas praderas que les interesa.

Ser amigo del clero significa mucho: Significa tener whatsApp, Internett, manejar una computadora moderna. Ver series de televisión de última generación. Y todas esas cosas necesarias y fundamentales para la vida moderna, junto con una nalga o un brazo tatuado, se puede lograr con mucha facilidad por la vía de la sociedad vaticana que en Cuba está volviendo con una fuerza terrible.

El análisis está hecho sobre el terreno, sin intermediarios; sin necesidad de que sociólogos de alto copete me guíen en mis preguntados, y basado en la experiencia de como siguen actuando en España las sectas religiosas, que, como era de esperar, no quieren dejar para más tarde el adueñarse poco a poco de la sociedad cubana por la vía siempre efectiva de aprovecharse de las carencias.

El “periodo especial” en el que puede caer Cuba, se conoce de primera mano en Honduras y Nicaragua. Cuba tiene una salida que no pasa, precisamente, por ninguna pedanía vaticana. Tan solo necesita que se aumente en un pequeño porcentaje el factor pueblo, y no lo dejen todo en manos de los políticos.

Salud y Felicidad. Juan Eladio Palmis

Deja un comentario