Hace años creíamos en Sevilla que el «Pobre Miguel» era una canción típica de Triana… Sin embargo, la verdad es que es una adaptación andaluza de un vallenato del colombiano Rafael Escalona.

En septiembre de 2018, los amigos y paisanos del grupo Templanza Rociera nos sorprendieron en la feria de Bollullos de la Mitación con «Hoy», tema que, aun interpretado por rumbas, tiene su origen en el cantante peruano Gianmarco Zignago. Tan peruano como el cajón que incorporó al flamenco Paco de Lucía QEPD. Y la rumba, que no deja de ser una música cubana andaluzada. ¿Es que podemos acriollarnos más sin darnos cuenta siquiera?

¿Cantes de ida y vuelta? Sí, pero hay mucho más. En Andalucía, especialmente a través de la música, estamos en una constante de ida y vuelta desde que Colón llegó a Guanahaní desde de Palos de la Frontera. No es sólo la rumba, la vidalita, la guajira, la milonga, las colombianas o las habaneras, o hasta la petenera y los tangos; es que siguen saliendo cosas constantemente, desde la papa en la tortilla y el tomate en el gazpacho; así como todo el fandango antiguo que adoba con fuerza buena parte de nuestro acervo musical.

A pesar de una separación artificial y violenta y doscientos años de soledad, el poderosísimo eje cultural, también visible en la literatura, sigue empeñado en señalarnos el camino. Desde la base. Que no es sólo España en América, que es también América en España.

¿Cogemos ya el toro por los cuernos y caminamos por nuestra grandiosa y natural senda o seguimos perdiendo el tiempo?

¡Vamos!

Deja un comentario