InicioFirmasEl Judas de Coripe

El Judas de Coripe

Date:

Del autor

Margarita Rita Rica Dinamita en el Museo Reina Sofía

Foto: Ceremonia de Amor y Paz en Kaminal Juyú....

Tiempos turbulentos: Fernando VII, Carlos IV y Bonaparte

-Por Emilio Acosta Ramos A principios del siglo XIX la...

La Hispanidad empieza en Cuba

entre otros valores, Cuba encabeza el sentimiento de Hispanidad, porque se lo ha ganado

IV – Trasfondo histórico de la cuestión puertorriqueña

En 1897 el movimiento autonomista en Puerto Rico pudo lograr que España finalmente le concediera a la isla una Constitución propia, la Carta Autonómica

Descolonizar Cuba

los pueblos como el cubano son en esencia sociedades europeas trasplantadas a otro clima, otra latitud y longitud

Conocí Coripe hace años por motivos familiares. Mi abuelo paterno se crió en Utrera, pero era hijo de moronero y coripeña, y allí, a aquel pueblecito (no sé si llega a los 1.500 habitantes) de la Sierra Sur de Sevilla (hacia el límite con la provincia de Cádiz) fui con un primo mío a investigar parte de nuestros orígenes. Hasta 1806 llegamos. Todos nuestros antepasados con «oficio de campo»; nada de abolengo, como por ejemplo sí que lo tienen muchos que van de «defensores de los pobres» y todo eso. Como también lo tenía Blas Infante Pérez de Vargas.

Recuerdo bastante aquella iglesia de San Pedro, aquella plaza, aquellas calles y aquellas morcillas que metía en mis pedazo de bocadillos que me metía entre pecho y espalda en los descansos del trabajo.

Al poco tiempo, supe que en el Domingo de Resurrección tienen una costumbre que va de Castilla a Hispanoamérica: «Fusilar» simbólicamente a un muñeco. No veo que sea tan grave, ni que gente ociosa tenga mucho que opinar. Que arreglen sus vidas primero y las de su entorno, que muchas ciudades están que dan asquito. Aunque con alcaldes(as) que dicen que el almirante Cervera era un facha, qué vamos a esperar…

Con el tiempo, fueron personajes famosos. El año pasado le tocó el torno a Ana Julia Quezada, la asesina del niño de Almería. Resulta que pusieron a los coripeños de «racistas»… En ningún momento se expuso ese muñeco por la raza de Ana Julia, sino porque mató a un niño a sangre fría y mintió a España durante días. Como este año ha pasado con Puigdemont. Y los rojipis montan en cólera, llamándolos «casposos» y otras lindezas… A un pueblo cuyos votos no van demasiado para la derecha, como toda la zona.

Supongo que los vecinos de Casariche que hartos de la delincuencia de los cíngaros se enderezaron para ellos también necesitarán ser ilustrados por estos progres urbanitas que a todo el que no les baila el agua llaman «casposo»…

Eso sí, desde que nací tengo el recuerdo de cómo los separatistas, de Vasconia a Cataluña, queman públicamente los más sagrados símbolos de una nación a la que también pertenecen, por más que les joda. Muchas chirigotas gaditanas, así como las Fallas de Valencia, insultan y queman cuando pueden. Y jamás vi a los progres quejarse. Y ahora la toman contra un pequeño pueblo, alejado tanto de Sevilla como de Cádiz…

¿La libertad de expresión sólo es para sus antojos? ¿Se creen más que nadie?

Qué cínico y qué hipócrita hay que ser.

Pero bueno, esta dictadura cultural progre no va a durar siempre.

Lo del Judas de Coripe podrá gustar más o podrá gustar menos, naturaca (valga el valleinclanismo). Pero el cinismo del fugado, golfo y cobarde Puigdemont (el mismo que apela a la libertad de expresión cuando se quema la bandera española) no es sino un empujón hacia el hartazgo de un pueblo ante una reata de maleantes incompetentes que están destrozando nuestro país a conciencia; un país que podría ser mucho mejor si no tuviera estas imposiciones que apestan a esclavitud.

Pero algo está cambiando, más allá de la «mera política».

Progres: Se acaba vuestro reinado absoluto.

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Firmas

Artículo anterior
Artículo siguiente

Deja un comentario