Otro destacado médico francés se indigna contra el gobierno de Emmanuel Macron. El semanario Marianne publicó ayer una entrevista al jefe del departamento de enfermedades infecciosas del hospital Raymond Poincaré de Garches. Sus palabras desnudan la batalla de egos que está impidiendo que se tomen las decisiones que se imponen para combatir la pandemia.

El profesor Christian Perronne es jefe del departamento de enfermedades infecciosas del hospital Raymond Poincaré de Garches. Especialista en la enfermedad de Lyme, fue presidente de la comisión especializada en enfermedades transmisibles del Consejo Superior de Salud Pública. También es corresponsable de cursos en enfermedades infecciosas y tropicales para la Universidad de Versalles-Saint-Quentin, y miembro de la OMS. Está en desacuerdo con lo que considera una visión errónea de la medicina por parte de expertos médicos que han criticado la metodología de las pruebas del profesor Raoult sobre la hidroxicloroquina. Del mismo modo, respondió a las criticas que se hacen sobre los efectos secundarios de este medicamento, que consideró desproporcionadas dado su experiencia personal sobre el mismo.

Es terrible notar que en la medicina actual se puede despreciar el enfoque empírico, con el pretexto de que no se recurre a pruebas aleatorias con sorteos. Lo que es imposible ahora, cuando estamos en una situación de emergencia, es una crisis de salud como no hemos enfrentado en un siglo. En esto debemos considerar la aplicación del protocolo Raoult como un método de «medicina de guerra», lejos de los preceptos metodológicos predicados por expertos médicos en tiempos de paz.

Algunos todavía plantean problemas metodológicos en el primer ensayo clínico de Didier Raoult … ¿No es mejor la metodología de la prueba europea actual «Discovery»?

Hagamos un poco de historia antes de proseguir. Antes de la publicación de los estudios de Didier Raoult, los estudios chinos ya habían notado las virtudes de la cloroquina para reducir la carga viral del coronavirus, lo que muchos expertos chinos han podido confirmar desde entonces. Como fue el caso en un estudio publicado este martes, que valida el protocolo de Didier Raoult al demostrar que la hidroxicloroquina mejora la condición de los pacientes al comienzo de la infección.

Parece que molesta mucho ver que el protocolo de Marsella funciona.

Didier Raoult fue criticado después de su primer estudio, cuyos resultados reveló el 16 de marzo, porque no tenía 500 pacientes y una prueba doble ciego disponible. Pero, en realidad, no necesita 300 pacientes para demostrar que la carga viral está disminuyendo. Si sabemos por los médicos chinos que el virus puede persistir hasta tres semanas, por un lado, y que el protocolo del profesor Raoult reduce la carga viral después de unos días, por otro, podemos inferir su eficacia. Pero molesta mucho ver que el protocolo de Marsella funciona. Por supuesto, nada impide que este sea evaluado posteriormente, con el método apropiado.

En cuanto a la prueba «Discovery», no tiene en cuenta el protocolo del profesor Raoult (hidroxicloroquina y azitromicina en cuanto aparecen los primeros síntomas), sino solo hidroxicloroquina, y esto en casos de patologías agravadas. En este sentido quiere destacar la falta de ética de este test. Se informa a los pacientes que serán sorteados, y que la mitad de entre ellos no será tratada, ahora que se conocen muy bien las cifras de alta mortalidad de esta enfermedad.

Las autoridades de salud también advierten sobre los efectos secundarios de este medicamento

Es intelectualmente deshonesto. Este medicamento estuvo disponible sin receta durante más de cincuenta años hasta enero. No había recibido ninguna señal de alerta de farmacovigilancia. Lo he recetado yo mismo durante veinte años y nunca he encontrado ningún problema con él. Tiene efectos secundarios bien conocidos, es cierto. Se debe tener precaución, especialmente con personas con afecciones cardíacas, y más específicamente los ancianos que toman múltiples medicamentos simultáneamente. Este tratamiento debe tomarse bajo supervisión médica, respetando la dosis. En cuanto a los problemas de retina, solo pueden ocurrir después de tomar dosis muy grandes durante varios años. Pero, en cualquier caso, las prescripciones del protocolo de Didier Raoult solo se refieren a unos pocos días durante los cuales podemos controlar fácilmente a los pacientes.

Estamos presenciando una multiplicación imaginaria de la cantidad de efectos secundarios en los últimos ocho días …

Hay especialmente un gran problema con los medios y muchas fantasías sobre el tema de estos efectos secundarios. Casi se ha dicho, por ejemplo, que un estadounidense murió a causa del medicamento … cuando este último, al no obtenerlo, tragó una cucharadita de fosfato de cloroquina, un producto para limpiar su acuario. Nada que ver, por lo tanto. Hemos sido testigos de una multiplicación imaginaria de la cantidad de efectos secundarios en los últimos ocho días … Esto está principalmente relacionado con problemas del ego por parte de expertos médicos.

¿Qué quiere decir con eso?

La cloroquina no es costosa, es un viejo medicamento contra la malaria, viene como anillo al dedo para curar una enfermedad viral: ¿no sería un poco molesto para nuestros amigos virólogos? Creo que las objeciones que se le hacen a Didier Raoult tienen que ver más con disputas de egos que otra cosa. En realidad, los «expertos» parisinos ven esto como un ataque en toda regla a sus posiciones y a sus dogmas. En esta situación de guerra, estas posturas no son aceptables.

¿Podía el gobierno actuar de otra manera?

En algunas áreas, incluido Estados Unidos, los médicos descubrieron que, al administrar el medicamento temprano a los enfermos, evita lidiar con muchas más hospitalizaciones. Muchos países ahora lo usan. En Italia, todos los médicos generalistas pueden tratar a sus pacientes con este medicamento, incluso con signos tempranos. La administración estadounidense también tergiversó, antes de dar luz verde este domingo. No hay que olvidar que Estados Unidos ha estado acopiando las existencias mundiales de hidroxicloroquina durante semanas.

¿Nosotros? Cuando finalmente reaccionemos, porque reaccionaremos, es inevitable, ya será tarde. Porque Sanofi no podrá producir dosis para todo el país en unos pocos días … Y los demás países habrán arramblado con todo en el mercado internacional. El mismo episodio que estamos presenciando hoy con máscaras. No entiendo esta falta de previsión, que para mí es total.

Hemos tenido pistas frente a nosotros durante semanas …

El ejemplo de la renuencia de nuestro gobierno a regular la hidroxicloroquina lo demuestra. La posición oficial es explicar que solo debe usarse en formas desesperadas, excepto que el profesor Raoult dice lo contrario: es necesario comenzar con los primeros síntomas y evitar que la enfermedad se agrave.

Hemos tenido pistas frente a nosotros durante semanas … E incluso si son pistas, gobernar es prever. Y teníamos que prever que podría funcionar. Sobre todo, porque este medicamento no es caro, tenemos Sanofi disponible para producirlo … ¿Por qué no se ha ordenado que este grupo produzca? Ahora estamos 500 muertos al día. ¿Cuántos miles de muertes tendrá este gobierno en nuestra conciencia? ¿Pero quién los aconseja? Es repugnante.

Fuente Marianne

Deja un comentario