InicioFirmasAndrés Alburquerque: Carta de disculpa a Melania Trump

Andrés Alburquerque: Carta de disculpa a Melania Trump

Date:

Del autor

La expulsión de los jesuitas: Antecedentes y consecuencias

-Por Emilio Acosta Ramos Un tema que genera debate es...

Gracias a Alejandro Toledo, el globalismo se infiltró en el Perú

-Por Mar Mounier 'Gracias' a Alejandro Toledo, el globalismo se...

La camiseta de la Sampdoria

Habida cuenta de que en su momento hablamos de...

CARTA A NUESTRA PRIMERA DAMA MELANIA TRUMP

Miami Beach, mayo 10, 2020

Señora Melania Trump

Primera Dama de los Estados Unidos de America

La Casa Blanca

Señora Primera Dama:

Antes de todo permítame augurarle un feliz día de las madres. Además, deseo, a nombre de todos los americanos que amamos a nuestra nación por encima de todo, enviarle mi más sincera disculpa por el modo irreverente, misógino y anti americano en el que algunos operativos de la extrema izquierda la han tratado a usted y a su familia.

Es perfectamente lícito discrepar del presidente en cualquier tema; es lícito emitir críticas fuertes a su prestación como Comandante en Jefe; sin embargo no hay nada de noble ni amable en atacar a su familia; más aún, ridiculizar a nuestra Primera Dama es totalmente inaceptable.

Como negro cubano americano, como orgulloso emigrado, le puedo asegurar que no somos así; esa no es la esencia de los Estados Unidos ni es este el modo en que se trata a las mujeres en nuestro país. Esos que desvergonzadamente mancillan el sitial de la presidencia e ignoran la deferencia que debemos a nuestra Primera Dama han abandonado en reino de lo humano para unirse a los invertebrados. No existe ningún honor en asesinar el carácter de una señora que no ha hecho más que alabar los Estados Unidos y su pueblo.

Hagamos sentir nuestras voces señora Primera Dama; muchos estamos orgullosos de usted y observamos absortos, con la vista fija en nuestros televisores mientras usted con gracia señorial se pasea por los grandiosos salones de los palacios más augustos del mundo; siendo sin dudas un bien para la presidencia. No permita usted que los alaridos estridentes de un puñado de fracasados; ebrios de su propio odio, alteren el ritmo inexorable de su paso. Como dijera un sabio alguna vez: “ los viajeros siguen su camino sin prestar la menor atención a la insignificante mala hierba que crece silvestre en las zanjas”.

Con todo respeto,

Andrés Alburquerque (https://www.facebook.com/andres.alburquerque)

*Recuérdese:

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Firmas

Deja un comentario