Foto: Roma, 1991. Ricardo Bofill y Félix José Hernández.

París, 17 de julio de 2020.

Hace un año, en un día como hoy,  al regresar a casa después de unas largas vacaciones en familia por las islas del Mediterráneo, conocí la triste noticia de la llamada a La Casa del Señor de mi querido Amigo Ricardo Bofill.

Nos conocimos en el 1991 en Roma durante el congreso “Europa Chiama Cuba” y desde entonces quedamos en contacto, nos volvimos a encontrar en congresos en París y Madrid, también en casa de nuestra amiga común Doña Martha Frayde en la capital española. La Dra. Frayde y Ricardo fueron militantes activos por los Derechos Humanos hasta los últimos instantes de sus vidas.

Ambos se negaban a mentir, pues consideraban que la verdad sobre las violaciones de los Derechos Humanos en nuestra Cuba era tan grande, que exagerar les parecía indignante.

En cada viaje que hacía a Miami, me encontraba con Ricardo y su querida Yolanda, ésta era amiga, compañera, esposa, es decir…la mujer de su vida. Los recuerdo rezando fervientemente frente a la imagen de la Virgen cuando con mi esposa los acompañamos aquí en París a La Capilla de la Medalla Milagrosa de la rue du Bac.

Te recomiendo leer el artículo del periódico madrileño ABC, donde narra la trayectoria de represión, cárceles y exilios a causa de su intensa actividad, para que el Mundo conociera sobre las violaciones a los Derechos Humanos en nuestra Patria:

https://www.abc.es/internacional/abci-muere-ricardo-bofill-historico-pionero-lucha-derechos-humanos-cuba-201907131302_noticia.html?fbclid=IwAR2_KKdcZdmRCADFJsGi1o9HP6LtAJgTqzDPtJC7Dq93gTNF7K7Oly3KRD4#ns_campaign=rrss-inducido&ns_mchannel=abc-es&ns_source=fb&ns_linkname=noticia-foto&ns_fee=0

Mi esposa se une a mí para enviar nuestras más sinceras condolencias a Yolanda y al resto de su familia.

Su partida me hace recordar nuestros paseos por París y una bella canción de Alberto Cortez: “Cuando un amigo se va”:

https://www.google.com/search?client=firefox-b-d&q=cuando%20un%20amigo%20se%20va&fbclid=IwAR3RoUjQ1DtdXon3qBQltkCoIrumgIOaqCzFY_GCa6COn_-JZkbhN33rslM

Descansa en paz por la eternidad muy cerca de Dios querido Amigo, te recordaré hasta el final de mi tiempo con gran simpatía y admiración,

Félix José Hernández.

Nota bene: Esta crónica aparece en mi libro «Memorias de Exilio». 370 páginas. Les Éditions du Net, 2019.  ISBN: 978-2-312-06902-9

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí