¿Adiós a la Ley de nietos?

0
166
  • La tramitación del Proyecto de Ley de Memoria Democrática, una de las iniciativas estrella del Ejecutivo y que incluye una disposición para facilitar el acceso a la nacionalidad de los descendientes de españoles en el exterior, se ha complicado dado que Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) presentó el pasado 17 de septiembre una enmienda a la totalidad del texto que compromete su aprobación.

El grupo republicano considera que la propuesta del Gobierno se queda corta y ha decidido presentar un proyecto de ley alternativo, con medidas mucho más contundentes para impulsar una política pública de condena del franquismo y reconocimiento de la II República, aunque ninguna en relación al acceso a la nacionalidad de los descendientes de emigrantes.

Con este movimiento, ERC obliga al Ejecutivo a negociar porque, ante el ya anunciado rechazo de la derecha, correría el riesgo de verse en apuros para sacar el texto adelante sin los votos del grupo independentista.

La presentación de una enmienda a la totalidad en vez de enmiendas parciales es una forma de presión al Gobierno que es consciente que además de sus 13 diputados, ERC puede atraer el voto de otras formaciones nacionalistas como el BNG o EH Bildu.

Por otro lado, Vox ha presentado una enmienda de devolución al considerar que se trata de una norma “inmoral y posiblemente ilegal”. Para su portavoz, Iván Espinosa de las Monteros, esta durante la transición se hizo un esfuerzo entre derecha e izquierda “para no arrojarse a la cara las culpas y crímenes de los años, prefiriendo centrarse en la construcción de un futuro de concordia” y ese “perdón mutuo es el que esta ley pretender eliminar”. Además, Vox ha anunciado que si es aprobada recurrirá esta ley ante el Tribunal Constitucional.

Por otra parte, el Partido Popular ya ha manifestado su intención de derogar la ley si llega al Gobierno.

El Ejecutivo es consciente de que este proyecto solo puede sacarlo adelante con las siglas del bloque de la investidura de Pedro Sánchez, toda vez que PP, Vox, Cs, UPN y Foro han dejado claro que nada les hará cambiar de criterio.

Tal y como están las cosas, se prevé que la negociación pueda prolongarse hasta 2022, algo a lo que está dispuesto el Gobierno con tal de llegar a un consenso sólido para aprobar la norma.

Disposición Adicional Octava

Cabe recordar que el Proyecto de Ley de Memoria Democrática incluye en la Disposición Adicional Octava una regla para la adquisición de la nacionalidad española para nacidos fuera de España de padres o madres, abuelas o abuelos, exiliados por razones políticas, ideológicas o de creencia.

En esta disposición se incluye a los hijos nacidos en el exterior de mujeres españolas que perdieron su nacionalidad por casarse con extranjeros, antes de la entrada en vigor de la Constitución de 1978, así como a los hijos mayores de edad de aquellos españoles a quienes les fue reconocida su nacionalidad de origen en virtud del derecho de opción de acuerdo a lo dispuesto en el Proyecto de Ley de Memoria Democrática o en la Disposición Adicional Séptima de la Ley 52/2007, de 26 de diciembre (Ley de Memoria Histórica).

Deja un comentario