Aunque no se trata de una petición oficial, que la misma haya sido replicada en las cuentas oficiales de los consulados de Cuba en Madrid y Barcelona, prueba que la idea no disgusta a la dictadura castro-canelista que estaría encantada de continuar exportando su capital humano a países capaces de pagarle por ello.

Hace ya una semana que circula una petición similar, firmada esta vez por el personal médico ya residente en España, que no ha podido todavía homologar sus diplomas. Muchos de ellos se encuentran repartiendo pizzas o cuidando ancianos mientras consiguen vencer los obstáculos administrativos. Sería interesante que el gobierno de Sánchez atienda esta petición que nace de la buena voluntad.

La Asociación Valenciana de Amistad con Cuba es la creadora de esta nueva iniciativa catrista en España. En su comunicado, tras exponer los datos de afectados y fallecidos recuerda al gobierno de Sánchez que “Cuba tiene una amplia experiencia de atención sanitaria a poblaciones en crisis humanitarias, con un sistema de salud público de vanguardia, y con un personal altamente especializado que ya ha combatido contra el ébola y que sabe tratar este tipo de enfermedades”. En ese sentido apuntan que el gobierno italiano ha contratado los servicios médicos cubanos en Lombardía.

Los firmantes recuerdan las bondades de los medicamentes cubanos y en especial Interferón alfa 2B, del que aseguran se ha probado su eficacia en China. “Son tiempos de solidaridad. Junto con el sistema de sanidad pública y universal de España, la participación popular y la solidaridad internacional de países como China y Cuba, venceremos esta crisis sanitaria y social, concluye el mensaje.

Además de las autoridades italianas, otros países del mundo también han solicitado y recibido esta ayuda solidaria de Cuba, en la estrategia de lucha global contra la pandemia como está pidiendo Naciones Unidas.

En cualquier caso, mientras espera la respuesta de España, la satrapía no pierde tiempo y es así que su ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, anunció este viernes la salida de brigadas médicas para atender la expansión de la Covid-19 en varios países que solicitaron su cooperación. En particular los galenos cubanos prestarán servicio en Surinam y Granada.

No es fácil asegurar si la exportación de personal médico en nombre de la solidaridad (cuando todo el mundo sabe que esos servicios no son gratis), justo en el momento en que comienza a expandirse el virus dentro de la isla, es irresponsable o criminal. En cualquier caso, el régimen de La Habana parece dispuesto a sacarle tajada.

Deja un comentario