InicioCartas a OfeliaTimm Rautert, Crazy Hors, Tod Papageorge, en el Círculo de Bellas Artes

Timm Rautert, Crazy Hors, Tod Papageorge, en el Círculo de Bellas Artes

Published on

Madrid, 20 de mayo de 2021.

Querida Ofelia,

La Colección Per Amor a l’Art presenta dos series fotográficas que muestran la vida nocturna en los años setenta de dos grandes ciudades –París y Nueva York–, retratadas por Timm Rautert y Tod Papageorge en el Crazy Horse y Studio 54 respectivamente.

Timm Rautert (Tuchel, 1941) fotografió el cabaret parisino Crazy Horse en 1976 para la prensa alemana. El Crazy Horse fue fundado en 1951 por el artista Alain Bernardin, creador del Art du Nu, y continúa ofreciendo representaciones de burlesque en la capital francesa en la actualidad. Durante los años sesenta, se desarrolló un género único que se basaba en espectáculos con mujeres desnudas vestidas únicamente por la iluminación del escenario (proyecciones inspiradas en obras artísticas del momento). Su fama fue tal que artistas como Salvador Dalí colaboraron con el diseño de mobiliario, y cineastas como Woody Allen utilizaron ese escenario para secuencias de sus largometrajes. En 1975, el ya legendario cabaret contaba con diez mil espectáculos interpretados por mujeres desnudas vestidas por proyecciones.

La revista ZEITmagazin encargó un retrato de Alain Bernardin a Timm Rautert para acompañar un artículo sobre el cabaret. Cuando Rautert fue al local, tuvo que esperar a que apareciera el fundador y entretanto se dedicó a fotografiar a las bailarinas en los camerinos. Finalmente, la revista publicó una selección de esas imágenes. Más tarde, en 1994, y a raíz del suicidio de Bernardin, Rautert integró el artículo en el diario alemán FAZ (Frankfurter Allgemeine Zeitung), como parte de la obra. Años después, en 2010, continuaría esta línea de investigación con Crazy Horse II.

Un año después de que Rautert fotografiara el Crazy Horse, en 1977, el abogado Steve Rubell y su socio Ian Schrager decidieron abrir en Nueva York Studio 54: un club nocturno en el centro de Manhattan. A pesar de la vida efímera del club –33 meses (apenas tres años)–, su fama se disparó a nivel internacional por la cantidad de rostros conocidos que lo frecuentaban y que se mezclaba, en una amalgama equilibrada, con “gente corriente”. Studio 54 se convirtió en un símbolo de la inmoralidad y el libertinaje. En 1979 cerraron el club por el encarcelamiento de sus fundadores, acusados de evasión de impuestos y actividades ilegales (drogas, falta de licencias, etc.). El club reabrió en 1981, pero sin conseguir el éxito y el brillo de sus primeros tiempos.

En los años setenta, sin embargo, Studio 54 se había transformado en un auténtico espectáculo en su interior. En el exterior, la política de acceso se había hecho famosa, hasta el punto de que las televisiones enviaban equipos para entrevistar a los rechazados. Tod Papageorge (Portsmouth, 1940) consiguió acceder gracias a Sonia Gordon Moskowitz, conocida fotógrafa de famosos, en la fiesta de Nochevieja de 1977 a 1978. A diferencia del resto de fotógrafos que lograban entrar al club, Papageorge no buscaba capturar a las celebridades y procuró alejarse de una representación literal o periodística en sus fotografías. Lejos de limitarse a retratar la ostentación y el glamour, Papageorge compuso marcos evocadores e inspeccionó el club en su forma escultórica, inspirándose en las imágenes de la vida nocturna parisina de Brassaï en la década de 1930.

Tanto Rautert como Papageorge comenzaron a fotografiar en los años 70 y coincidieron en el interés por retratar lugares de ocio, en París y por encargo el primero, en Nueva York y por una eventualidad el segundo. Aunque ambos trabajos funcionan como reportajes periodísticos, el lenguaje documental y testimonial de las fotografías experimenta con la carga de la imagen y de información que puede llegar a ofrecer la fotografía. Más allá del interés periodístico o como documento de lo que sucedía en esos lugares, sus obras reflejan una búsqueda estética propia del momento —en la línea de la herencia del “estilo documental” iniciado por Walker Evans—, y plantean un cuestionamiento de la autenticidad o “verdad” del lenguaje fotográfico como reflejo de la realidad que les acerca al debate actual acerca de la relatividad del valor objetivo de la fotografía.

Fecha:

02.06.2021 > 05.09.2021

Horario:

Martes a domingos
11:00 > 14:00
17:00 > 21:00
Lunes cerrado

Sala:

Sala Minerva

Comisariado:

Julia Castelló
Sandra Guimarães
Vicent Todolí

Organiza:

Colección Per Amor a l’Art
PhotoEspaña
Círculo de Bellas Artes.

Con gran cariño y simpatía desde nuestra querida y culta España,

Félix José Hernández.

Latest articles

Bárbaros en Hispania y vándalos en África con Daniel Gómez Aragonés

No hace mucho que leí “Bárbaros en Hispania” de Daniel Gómez Aragonés, uno de...

¿Y si el destino de Cuba se decide en Madrid?

No es deseable, ni justo que españoles en el exterior por más numerosos y simpáticos que sean, decidan los destinos de toda la nación.

El Museo del Prado abre sus puertas a conferenciantes noveles

Ilustración: La disputa con los doctores en el Templo. Paolo Veronés. Hacia 1560. Museo...

Tres generaciones de hispanistas en Salobreña (Granada)

Gracias a Inmaculada Fernández en particular y al Círculo Hispanista de Granada en general,...

Más de la categoría

El Gobierno canario ayudó a 29 descendientes de emigrantes en Cuba en situación de necesidad

Se trata de personas de avanzada edad con serios problemas de salud

El Gobierno canario subvencionará la atención sanitaria a un total de 1.211 canarios residentes en Venezuela

ayudas para la atención sanitaria de las que se beneficiarán un total de 1.211 canarios residentes en Venezuela

Castilla y León: la Junta oferta 5 becas

La Junta financia cinco becas para que castellanos y leoneses en el exterior realicen estudios de postgrado en la Comunidad