InicioHistoriaSólo los EE.UU. pueden salvar a los cubanos de sus miserias

Sólo los EE.UU. pueden salvar a los cubanos de sus miserias

Date:

Del autor

Sylvie, obra icónica de Öyvind Fahlström, en el Museo Reina Sofía

Madrid, 2 de diciembre de 2022. Querida Ofelia, El Museo Reina...

 El formato original de Mercurio y Argos de Velázquez en el Museo del Prado

Ilustración: Mercurio y Argos (Original sin añadidos con marco...

Margarita Rita Rica Dinamita en el Museo Reina Sofía

Foto: Ceremonia de Amor y Paz en Kaminal Juyú....

Tiempos turbulentos: Fernando VII, Carlos IV y Bonaparte

-Por Emilio Acosta Ramos A principios del siglo XIX la...

La Hispanidad empieza en Cuba

entre otros valores, Cuba encabeza el sentimiento de Hispanidad, porque se lo ha ganado

¿Qué se decía en Madrid en 1870 sobre las soluciones que se ofrecían a los residentes en Cuba dadas las circunstancias?

No: el Gobierno de España no puede nada en Cuba. El mediador y pacificador de Cuba ha de ser otro. Otro ha de ser el que impida que aquellos partidos enconados se destrocen y devoren mutuamente, y salve las vidas y los intereses de nuestros compatriotas.
Afortunadamente ese otro también conoce que sólo él puede ser el salvador de la desgraciada Antilla, y se ha apresurado a ofrecer su mediación para conseguirlo. Afortunadamente ese otro, que es la república de los Estados-Unidos, tiene interés en que Cuba no acabe de arruinarse y en que sea próspera y feliz; y como ese interés es el de España y el de todos los habitantes de Cuba, de aquí es que esos intereses combinados sean el elemento de donde se ha de producir la solución que salva a aquellos amenazados países.
Afortunadamente, esta no es una solución nueva y desconocida. La prensa la ha defendido: el general Prim y otros hombres de Estado nuestros la han conocido y aceptado desde el principio: sólo se ha creído que era cuestión de tiempo, y ya ha llegado el momento oportuno.
La solución es necesaria, urgente, hoy no hay otra posible quo sea conveniente y satisfactoria. Con la cesión, la anexión o la mediación de los Estados-Unidos, viene ese poder fuerte y regulador que se imponga a los partidos; que los obligue a respetarse, que evite venganzas y luchas futuras; la única que puede salvar los intereses de nuestra compatriota; que encarrile a la isla en la senda de la prosperidad y engrandecimiento, por la que llegaría en breve a un término fabuloso de riqueza y bienandanza, que le permitiera satisfacer la inmensa deuda que pesa sobre aquel Tesoro; y que de otro modo quedaría sin solución con amenaza de una bancarrota; y por último, que fundiendo los intereses de criollos y peninsulares, fundiría también las voluntades en esos intereses, a fin de que un día, no lejano, pudieran bendecir juntos a la madre patria que les salvó de un abismo y les proporcionó un porvenir tan magnífico como inesperado, y que apenas se atreverán a columbrar en las densas y sangrientas tinieblas que hoy las rodean por todas partes.
Dos Banderas: Anónimo.

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Firmas

Deja un comentario