-Por Ana Silva

Llevo un rato viendo esta foto y no iba a decir lo que pienso, pero como creo que va camino de hacerse viral y yo soy sanitaria, considero que tengo derecho a opinar, aunque sé que lo que escriba a continuación a muchos no les va a gustar, pero lo asumo.


Hay varias cosas que me llaman la atención de esta imagen.


En primer lugar está prohibido que los sanitarios salgan en uniforme del recinto hospitalario y más si ese uniforme es verde (de uso exclusivo en quirófano) pero bueno, viendo que la parte de abajo es un pantalón de chándal pues la «credibilidad» de la foto la dejo entre comillas.


En segundo lugar es un hecho digno de estudiar por los sociólogos, que en casi dos meses y medio que llevamos de pandemia no se haya visto ninguna foto de ningún sanitario con un cartel protestando contra el Gobierno.


Todo han sido aplausos, «Resistirés» y vídeos cantando y bailando…Curioso, muy curioso, sobre todo porque la realidad que se vivía dentro era muy distinta, pero eso no se veía. Preguntaros por qué.


A esta señorita de la foto le diría que los sanitarios ya estábamos currando el 8M, cuando este Gobierno consintió las manifestaciones, aún conociendo el riesgo que suponían.


Los sanitarios llevamos más de 70 días currando con bolsas de basura en los pies y mascarillas falsas que no protegían.


Los sanitarios ya estábamos currando cuando nos contagiábamos a razón de 1.000 al día y don Simón no daba ni un sólo día las cifras y se nos negaban los test.

Los sanitarios hemos estado currando sin decir ni mú, porque a «Diario enfermero» se le ha denegado el acceso a las ruedas de prensa, por si hacían preguntas incómodas o hablaban más de la cuenta.


Los sanitarios estamos hartos de tanta tontería y de que se desvíe la atención.
Espero que a esta señorita no le pase como a la iluminada del 8M con su cartel tan desafortunado de «El machismo mata más que el Coronavirus».


El fascismo no es un virus. Y no se contagia.


Lo que se contagia es el miedo y por miedo no se puede dejar de señalar a los auténticos responsables, que no son otros que los que están ahora mismo en el Gobierno.


28.700 muertos merecen un respeto.


Dejémonos de desviar la atención y exijamos responsabilidades a quienes les van en el cargo.

P.D. Para quién piense lo contrario, no soy fascista, pero tampoco soy imbécil.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí