Presos políticos en Cuba: el Partido Popular se ridiculiza en la Comisión de Asuntos Exteriores

2
488

El Grupo Parlamentario Popular en el Congreso español, intentó pasar el pasado 23 de noviembre una Proposición no de Ley relativa a la condena de las detenciones arbitrarias de presos políticos en Cuba. La misma no sólo fue rechazada por la casi totalidad de los grupos parlamentarios allí presentes, sino que el ponente, Pablo Hispán Iglesias, tuvo que soportar tres minutos de guantazos bien dados en su carita de lelo enmascarado por cada orador que intervino.

No es que en “Españoles de Cuba” compartamos las opiniones de toda la gentuza que se ha apoderado del poder en España por malas artes, el contubernio de los medios de comunicación y la incultura política que padecen los hispanos a los dos lados del Atlántico; pero no podemos sino regocijarnos con algunos de los hechos ciertos y contrastables que le fueron reprochados al texto de los populares.

Recordemos que se trataba de una “Proposición de no ley” querida por la entonces portavoz del partido en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo. El texto estaba en el orden del día, pero a nadie se le ocurrió retirarlo ni mejorarlo, por ejemplo, con los recientes acontecimientos que se están produciendo ahora mismo en La Habana con los huelguistas de San Isidro. Si bien es cierto que desde la caída en desgracia de la Sra. Álvarez de Toledo, no sabemos el rumbo que lleva esa formación política; el lamentable papelazo de Pablo Hispán Iglesias de Ussel prueba, si es que todavía hace falta, el amateurismo de los nuevos dirigentes y, al final, la incapacidad del equipo de Pablo Casado para gobernar a España.

Entre los ponentes debemos resaltar la intervención del diputado del Grupo Confederal de PODEMOS de Galicia, Enrique Santiago, el único que parecía haberse preparado para intervenir en el debate. En efecto, el diputado sacó a relucir los lugares comunes que todos conocemos sobre la robolución cubana, pero deslizó de paso algunas verdades incómodas como que los populares “se muestran siempre serviles hacia los Estados Unidos que es, por si lo han olvidado, «el último país que inicio una guerra contra España con la finalidad de apropiarse de las provincias españoles de ultramar, Cuba entre ellos”, asestó a un estupefacto Hispán Iglesias que por primera vez en su vida parecía estar escuchando aquello. Y siguió el comunista machacando de lo lindo “deberían ser considerados como traidores a la patria a los que siguen haciendo el trabajo sucio de los agresores de España”, zanjó. Lo que dijo después fue puro vómito ideológico; sin embargo me quito el sombrero. Es la primera vez que escucho a un político español, de izquierdas, llamar a Cuba provincia de España no colonia, y para más sabrosura, concluir con una evidencia: llamando traidores a todos los políticos de derecha (entonces liberales) que, no sólo en 2020, sino desde 1890 (desestimando el proyecto descentralizador de Antonio Maura, de junio de 1893, y la denominada Ley Abarzuza, de 15 de marzo de 1895, entre otros ejemplos), contribuyeron alegremente a la ruptura y decadencia de la nación española.

La verdad es que el texto no estaba mal y pedía cosas razonables como solicitar al gobierno de Sánchez a:

  • Liderar, en el ámbito de las instituciones europeas y los organismos multilaterales en que participe, las denuncias contra la represión que sufren los disidentes políticos en países como Cuba, Venezuela o Nicaragua;
  • Solicitar a la Delegación de la Unión Europea en Cuba, haciendo referencia a las cláusulas del Acuerdo de Diálogo con Cuba relativas a la defensa de los derechos humanos, que coopere en la defensa de estos disidentes hasta su liberación y la reparación del daño causado por parte de la dictadura cubana.
  • Facilitar asistencia consular y letrada a aquellos presos o detenidos políticos que tengan la nacionalidad española;
  • Condicionar cualquier avance de la relación bilateral con Cuba a la demostración de avances en materia de democratización y respeto a los derechos humanos.

Lástima que los Populares vayan como van a la deriva y la desintegración como partido. Pero se lo han buscado. Tenemos miles de ejemplos, pero sólo nos centraremos en el que manejamos: el de la nacionalidad.

Años, años y años gobernó Mariano Rajoy y durante ese tiempo ¿qué hizo para solucionar el problema de las injusticias que se cometían (y se siguen cometiendo) en el Consulado de España en La Habana con la disposición adicional séptima de le Ley 52 o de Memoria Histórica? Nada. El Partido Popular no hizo nada. Si tanto le importan los descendientes de españoles y sus problemas en Cuba, tendrían que haber apoyado la proposición de ley de Foro Asturias que en 2018 intentó dar una respuesta aquellas iniquidades causadas por los socialistas que todavía persisten.

De haberse atrevido a contrariar a sus amos norteamericanos, hoy en Cuba vivirían varios millones de españoles, cuya su mera existencia representaría ahora mismo una alternativa razonable (la de la Reunificación) a la planteada por el diputado comunista. En lugar a la de “absorción” y colonización por los Estados Unidos, como posibilidad cada vez más real, dada la situación política y económica de la isla, el Partido Popular hubiera podido apostar por la Hispanidad, la unidad y la dignidad, pero no lo hizo. Ahora ya es tarde. Bien merecido se tienen este revés y los que están por llegar. Cuando llegue la hora no vamos a derramar una lágrima por ellos.

2 COMENTARIOS

  1. Todo lo que dice este diputado ni ficticio ni ocorde a los principios. Cuba se acosto provincia de ultramar, española y se desperto nacion con el beneplacito de la Enmienda Pratt yankee.
    Rene: Como español que soy, no quiero, ni estoy de acuerdo, que Cuba quisiera volver a España, seria la ruina para todos los españoles, Cuba para los cubanos y España para los españoles el que Cuba fue el Pecado de España, y no queremos tener mas pecados los españoles. CULPAS FUERON DEL TIEMPO, Y NO DE ESPAÑA, MAS Y MEJOR NO QUERERLOS NI TENERLOS , QUE TENERLOS INSURRECTOS MAMBISES CUBANOS

Deja un comentario