-Artículo de Jano Garcíahttps://www.facebook.com/janogarciaesp/

La gala de la incultura.

Hace mucho tiempo que la gala de los Goya se ha convertido en un mitin político en el que unos cuantos millonarios que evaden impuestos, se dedican a dar lecciones de moral al personal y a despreciar a todos aquellos que no comparten su constante hipocresía. No obstante, estos titiriteros, haciendo gala de su desvergüenza se autoproclaman representantes de ‘’la cultura’’. No señores, ustedes no son representantes de la cultura, al contrario, son representantes de la incultura que recorre nuestro país.

El mayor ejemplo lo encontramos ayer en las declaraciones de un tal Eduardo Casanova, que declaró sin ningún rubor: «Al presidente del Gobierno le pediría más dinero para hacer nuestras películas. Necesitamos dinero público, dinero público para nuestras películas».

Eché un ojo a sus últimos proyectos, he de decir que desconocía su existencia, y pronto me topé con que había recibido 1.000.000€ para dirigir su película «Pieles». A pesar de ello, sólo consiguió recaudar 81.179€. Es decir, este amante del expolio fiscal, desea robar al español medio todavía más dinero para seguir jugando a ser director de cine y poder disfrazarse con trajes ridículos. Porque la ideología que defiende gente como Eduardo, es la del vago y vulgar fracasado, incapaz de obtener por sí mismo sus objetivos y encima, se creen con el derecho de exigir a los demás que paguen sus paupérrimos proyectos. ¿Por qué una película que es un desastre y obtienen pérdidas, debe ser sufragadas vía impuestos por el resto de españoles? ¿Acaso los españoles que abren un negocio, si este va mal, reclaman subvenciones para paliar sus pérdidas? Si necesitas vivir del dinero público porque tus películas no interesan ni a la familia, lo justo no es exigir al que se levanta a las 6h de la mañana y vuelve a las 20h a su casa hecho polvo, que pague más impuestos para que tú puedas vivir como un rico siendo un mediocre sin talento.

La gala de los Goya es el reclamo que siempre usan estos vividores para promocionar a sus amigos políticos que comparten la idea de que el resto tenemos que pagar su fiesta. Lo único que quieren es seguir viviendo del dinero de todos los españoles que, sin quererlo, nos vemos obligados a llenar sus bolsillos y pagarles una vida que no merecen a toda esta banda.

Deja un comentario