-Por Antonio Moreno Ruiz

El buen escrachador, bien escrachado será…

Hablabas de jarabe democrático, y ahora probaste tu propia medicina.

Eras profesor de universidad, y volviste a tu alma mater… No obstante, habría que ver cómo conseguiste esa plaza. Lo digo porque el campus de Somosaguas, allá donde andan el hijo de Santiago Carrillo, esto es, el carnicero de Paracuellos (al que idolatrabais y paseabais en laica y nauseabunda procesión) y el camaleónico, surrealista y muy burgués Jorge Verstrynge, desde luego, no inspira mucha confianza ni objetividad. Y con todo y con eso, siendo profesor, le hiciste un escrache a Rosa Díez. Olé tu defensa de la dignidad de la mujer… Lo mismo que cuando callas y otorgas cuando agreden a mujeres por llevar banderas españolas, o hasta cuando agreden a mujeres liberales-progresistas en el «orgullo gay».

Luego, desde tu centralismo vallecano, lanzaste a la gente a que violentara la voluntad de muchos andaluces que se habían expresado en las urnas.

Y ahora mírate, desde tu chalet de Galapagar, tus no sé cuántos sueldos, tus enchufes… Y huyendo hacia adelante, acojonado con las noticias que llegan de Bolivia y Ecuador; porque sabes que por mucho que tengas acceso al CNI, te caerá mierda por un tubo.

Te creíste intocable, pero te pudo la ambición.

Y al final, tendrás que cuidarte más de los tuyos que de tus enemigos.

Puede que agrandes la dictadura de facto, con la censura por bandera; pero también puede que caigas más pronto que tarde por tu propio peso.

En cualquier caso, ni yo, ni muchos otros españoles e hispanoamericanos nos dejaremos callar ni matar como corderitos. Y menos por alguien que vale tan poco como tú.

Y como dijo el poeta Rubén Darío: “¡Hay mil cachorros sueltos del león español!”. Y entre todos lucharemos por nuestra cultura, por nuestra libertad y por nuestro futuro.

No sabes lo que has despertado… A lo mejor hasta nos has hecho un favor.

Disfruta mientras puedas.

Deja un comentario