InicioFirmasNo confundamos el culo con la llovizna

No confundamos el culo con la llovizna

Published on


Por Andrés Alburquerque

No vine en el Mayflower a esta tierra bendecida por Olofi; no me marché de Cuba apenas llegado el Calígula Tropical; ni siquiera me marche durante el éxodo del Mariel. Viví casi toda mi juventud en la casa que un compatriota dejó en busca de aires más sanos; me marché cuando me golpearon duro y feo.

Conozco la isla donde nací como la palma de mi mano; aún hoy luego de décadas puedo hacer volar mi imaginación y describir calles y callejuelas; senderos y carreteras más allá de la decidía de la Junta y el abandono añejo. Disfruto con fruición la cubanía mientras desdeño repugnado el cubaneo. Hurgo en la historia de ese pequeño territorio en el que abrí los ojos y con orgullo digo que soy cubanoamericano; no reniego de mis orígenes ni de mi grupo étnico; los llevo dentro de mi con sano y razonable orgullo y me preocupa sobremanera el futuro de ese mapa con forma de cocodrilo que tenemos al sur. Si hay cubanos en dificultad me apena y si en la comunidad hay elementos que recaban ayuda para ellos les saludo sin reservas; ayudo en lo que pueda y brindo mi solidaridad sin dobleces; pero hay algo que me irrita profundamente y deseo dejarlo claro aquí y ahora. Yo no tengo la obligación de ayudar a nadie; no porque sea cubano ni de ningún otro sitio. Lo que cada uno de nosotros decida soberanamente hacer es bienvenido pero sin presión y sin manipulaciones

El hecho de que un ser humano haya nacido en el mismo sitio que yo no lo hace automáticamente merecedor de mi afecto ni me convierte en deudor; la solidaridad, como el amor y la amistad, se brindan de modo voluntario y no se mendigan ni se imponen; si en algún momento olvido publicar algo a favor de los que están en la frontera o donde sea no se les ocurra recriminarme por ello. Recordemos que esto es decisión de cada cual y me fui de Cuba entre otras cosas para que nadie me obligara a aplaudir o asistir a determinados sitios para colmar el ego de alguien. Si doy solidaridad es porque lo deseo; aplaudo a quienes la brindan y les respeto; pero no empujen, ¡coño!

Latest articles

¿Y si el destino de Cuba se decide en Madrid?

No es deseable, ni justo que españoles en el exterior por más numerosos y simpáticos que sean, decidan los destinos de toda la nación.

El Museo del Prado abre sus puertas a conferenciantes noveles

Ilustración: La disputa con los doctores en el Templo. Paolo Veronés. Hacia 1560. Museo...

Tres generaciones de hispanistas en Salobreña (Granada)

Gracias a Inmaculada Fernández en particular y al Círculo Hispanista de Granada en general,...

En el Resort Charisma de Kusadasi con el Costa Venezia

Kusadasi, 24 de junio de 2022. Querida Ofelia, Un corto trayecto en autobús nos llevó desde...

Más de la categoría

El Gobierno canario ayudó a 29 descendientes de emigrantes en Cuba en situación de necesidad

Se trata de personas de avanzada edad con serios problemas de salud

El Gobierno canario subvencionará la atención sanitaria a un total de 1.211 canarios residentes en Venezuela

ayudas para la atención sanitaria de las que se beneficiarán un total de 1.211 canarios residentes en Venezuela

Castilla y León: la Junta oferta 5 becas

La Junta financia cinco becas para que castellanos y leoneses en el exterior realicen estudios de postgrado en la Comunidad