InicioFirmasMurcia, España, un nuevo mundo sin nativos Carancagua

Murcia, España, un nuevo mundo sin nativos Carancagua

Date:

Del autor

¡Ay Cuba!, ¿Hay Cuba?

Texto e imagen publicados originalmente el 10 de abril...

10 de abril de 1869: una reunión de bandidos en Guáimaro

la institucionalización de la violencia Un artículo de Sotero Figueroa...

Los cubanos y puertorriqueños son españoles

https://www.youtube.com/live/Xx9cQ-QGVNQ?si=EFQXsf0fC3PQT-4E Entrevista conducida por Antonio Elias Salloum Salazar, de la...

Mariano Faquineto: “El meteorólogo autodidacta de Guanabacoa”

De su padre, piloto naval español y cuidador del...

Francisco de Arango y Parreño, patriota criollo y español

El 21 de enero de 1837, fallecía en La...

La crónica indiana da fe de la existencia de los nativos Carancaguas en terrenos de la actual Florida, en esos Estados Unidos para depredar, asolar, poner de rodillas a la gente por el gusto y placer del despilfarro de unos muy pocos, y el racismo de unos muchísimos que, a diferencia de los citados nativos, aquellos se repartían entre sí sus pertenencias necesarias para una vida feliz y de larga duración de años, al tiempo que no existían los jefes y todo se hacía por voluntad asamblearia, algo de lo que nada quedó ni de solaje en el sistema político más desestabilizador de la posible paz en el mundo: Los EE.UU.

Pues mira por donde, una Comunidad española uniprovincial, de gente que la crónica de años inmediatos posteriores nos los ha puesto (en semejante a los emigrantes gringos) cogiendo el tren, el barco, la bicicleta, o sobre las abarcas o descalzos, a buscar nuevas tierras para poder levanta el puchero, ahora el planeta, el terreno que pisan a la vuelta, los que volvieron, no sienten por él ningún tipo de respeto ni consideración, porque saben que el poder judicial residual (igualico, igualico que los EE.UU) las leyes que tienen que ser aplicadas, porque están legisladas y son viejas, no interesan ni dan fotos de portada en los subvencionados medios de comunicación (igualico, igualico), defensores a ultranza de la ciencia del balón cuadrado y su supervivencia al precio de ruindad que sea.

En el Nuevo Mundo murciano, lo mismico que en el de los EE.UU, lo que se busca constantemente son las islas Armenias: La Rica de Oro y la Rica de Plata, ambas islas relacionadas, no ya como antaño por el piloto Francisco Galí, que sobre 1.585, hasta le dio posición en la mar, sino que unos gobernantes representantes del dinero, al servicio directo del dinero, y opuestos decididos a la armonía social, han desechado cualquier arreón de bienestar comunal, por sentirse instalados personalmente en puestos para los que ni tienen valía, y, en eso radica precisamente, el estar en ellos dirigidos mediante la técnica del guiñol por las mafias blancas.

Valores en los que tímidamente nos estábamos cimentando en las sociedades actuales tales como la alfabetización, el laicismo, los derechos sociales, la educación, con el arribo, y no en paracaídas sino como fruto de una compleja maquinaria de dominio social de los votos, con la llegada de gobiernos tan paralelos como pueda ser el de EE.UU, y el murciano, todo se está acabando y lo que está surgiendo tan solo lleva a cada minuto, a cada segundo, el aplauso de sus voceros publicistas, que ya están cacareando y aplaudiendo pero sin plumas.

Hay una apuesta decidida porque vuelva con mucha más potencia el binomio amo y esclavo, imperio conquistador y conquistado, y fruto de tal apuesta, la realidad es que ambos títeres gubernamentales han conseguido, que no es asunto baladí y fácil de lograr, que en EE.UU la pobreza y el desarraigo social, lo mismico que en la región de Murcia, le afecte a un porcentaje tan sumamente enorme de la población, que ya se está mirando con cierto temor social que en cualquier momento se puede derramar el vaso; pero, en su inconsciencia, el temor les suele durar unos leves segundos.

Por si era poco, ahora, el orden del día de proteger el planeta en el que habitamos, como son asuntos de gente que no tienen el poder intelectual de ambos títeres de guiñol, se han abierto unas posibilidades imposibles de cuantificar de poder desviar fondos públicos en provecho del pequeño grupo, bajo la nomenclatura del cambio climático, que ellos entienden que cuanto más calor, menos ropa llevará la gente.

Salud y Felicidad. Juan Eladio Palmis.

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Firmas

Artículo anterior
Artículo siguiente

1 COMENTARIO

  1. MI BANDERA
    Alguien
    que no es mi amigo
    ni mi camarada,
    sino uno
    de tantos
    que hacen manada,
    me dijo
    que mi bandera,
    la que llevo
    toda la vida
    levantada,
    izada,
    era una bandera
    vieja,
    gastada;
    porque el hombre
    tiene menos arreglo
    que cuando
    se lañaban
    las cacerolas
    usadas.
    El hombre
    no es bueno,
    ni tiene que serlo,
    me decía:
    El aceite arriba
    el agua abajo,
    uno sudando
    yo en la siesta
    tumbado
    y pensando
    en ver
    el modo
    y manera
    de que tu sudor,
    el que se escapa
    al aire
    y al suelo,
    sirva también
    para algo.
    Porque uno nace
    abajo,
    y otro nace
    alto
    y grande,
    y encima,
    por un dios mayor
    iluminado.
    Mi amigo,
    que no es amigo,
    solo conocido
    y de paso,
    no sabe que mi bandera
    podrá tener su trapo
    ajado,
    pero lo que defiende
    y quiere
    no tiene fecha
    ni olvido
    en aquel
    que nace,
    mira,
    analiza,
    da un suspiro
    y maldice
    al mal nacido
    porque
    de nacer
    debería de haberlo
    hecho,
    naciendo
    en una pocilga
    hociqueando.

Deja un comentario