En España, cuando las cosas no salen bien, así como a modo de resignación acostumbramos a decir:


-«Más se perdió en Cuba».


Sin embargo, como bien recuerda Ferrán Núñez, autor del libro «España contra los salvajes (Cuba, la guerra civil olvidada)», el refrán está incompleto, porque el original decía: «Más se perdió en Cuba y volvieron cantando».


Y parece que hasta consuela.


¿A qué se debe ello?


Acudiendo de nuevo a Ferrán Núñez, luego del desastre de 1898 (entre la invasión estadounidense y la traición de los políticos de Madrid), los angloamericanos se dieron cuenta de que los vínculos culturales, sanguíneos y económicos entre la Península y Cuba eran demasiado fuertes, y acaso con pragmatismo, por temor a unos desórdenes que no hacía ni un siglo habían arrasado Haití, permitieron que los nuevos gobernantes respetasen las propiedades de los peninsulares y que siguiesen fomentando la emigración peninsular y canaria a la isla; concentrando, asimismo, también algo de emigración francesa.


Por eso volvieron cantando.


De hecho, hasta el año 1959, más de la mitad de la población cubana era de ascendencia española directa, y centros regionales como el Gallego y el Asturiano de La Habana manejaban más dinero que los estadounidenses; siendo que con todos los fallos que pudiera haber en la Cuba de entonces, la isla antillana competía en renta per cápita y desarrollo con Argentina como cabezas visibles de la América Hispana.


Mas con todo ello acabó Fidel (que era hijo de un gallego que había luchado con su sangre por la Cuba Española) de un plumazo. Y hasta hoy…

Sin embargo, hay otro refrán muy español que dice que no hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo resista. Que ello nos guíe a cambiar la Historia, pues.

Deja un comentario