Por si no fuera poca la vergüenza frente a la invasión del Sáhara a través de la Marcha Verde, Marruecos no ha cesado de hostigar a España reclamando unas ciudades como Ceuta y Melilla que nunca le pertenecieron; y no digamos ya las Islas Canarias.

En España, los ecolojetas le hacen el trabajo sucio al imperialismo marroquí, pues no obstante, cuando se habló de plataformas petrolíferas en suelo canario, Greenpeace se apresuró al «no»; pero al no para España, porque Marruecos bien que siguió haciendo prospecciones y como si nada.

Marruecos lleva años infiltrando sus agentes secretos en España, jodiendo a los pescadores… Y ahora esto. Y el estado español, como si nada… Con «estadistas» así, no necesitamos conspiraciones extranjeras.

Pasen y vean:

Deja un comentario