InicioEspañoles de CubaLilibet Hernández Rodríguez fue estrangulada por su marido

Lilibet Hernández Rodríguez fue estrangulada por su marido

Date:

Del autor

Tiempos turbulentos: Fernando VII, Carlos IV y Bonaparte

-Por Emilio Acosta Ramos A principios del siglo XIX la...

La Hispanidad empieza en Cuba

entre otros valores, Cuba encabeza el sentimiento de Hispanidad, porque se lo ha ganado

IV – Trasfondo histórico de la cuestión puertorriqueña

En 1897 el movimiento autonomista en Puerto Rico pudo lograr que España finalmente le concediera a la isla una Constitución propia, la Carta Autonómica

Descolonizar Cuba

los pueblos como el cubano son en esencia sociedades europeas trasplantadas a otro clima, otra latitud y longitud

El Museo Nacional del Prado celebra su 203 aniversario

Foto: Trampantojo creado por el grafitero DiegoAS. Foto ©...

La cubana Lilibet Hernández Rodríguez, asesinada esta semana en España, fue estrangulada, según reveló un reportaje publicado este viernes por el diario El Español.
La joven fue asesinada este martes horas antes de su cumpleaños 28. Su marido envolvió el cadáver en una alfombra y la escondió dentro del armario de la casa que alquilaban en la localidad de Tenerife.
Hernández (Holguín, 1989) se había graduado en la Isla de Medicina. En España estaba esperando por la homologación de su título universitario, mientras trabajaba como camarera en un local de una gasolinera.
El presunto asesino, su marido cubano José Antonio P.B., acababa de llegar hacía un mes a España por un programa de reagrupamiento familiar. La pareja vivía junto a su hijo de seis años.
De acuerdo con fuentes cercanas a la familia consultadas por El Español, el marido «era muy celoso: vigilaba a Lilibet y discutían con asiduidad», aunque las autoridades no tenían constancia de antecedentes de violencia ni denuncias previas.
El asesinato de Lilibet Hernández tuvo lugar en medio de una pelea en la noche del martes. Su marido después de estrangularla y ocultar el cuerpo en un armario, se dio a la fuga.
«Poco después de la medianoche, el presunto asesino llamó a un familiar, al que le confesó lo que había hecho con Lili y que se había fugado. Tras colgar, fue este ser querido quien alertó a la Policía», relata El Español.
Cuando las autoridades se presenciaron en la casa familiar, no encontraron a nadie. El niño estaba en el domicilio de la familia de Hernández.
Horas después, el presunto asesino llamó a la Guardia Civil y les dijo que estaba en el aeropuerto de Tenerife Norte, que había intentado huir pero que no habían aviones y que había decidido entregarse.

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Firmas

Deja un comentario