¿Cuánto hemos perdido los americanos en 200 años de independencia?

  • Una corta reflexión para que luego de un balance negativo, nos pongamos de pié para reconstruir nuestra civilización y crear un futuro para las nuevas generaciones hispanoamericanas.
Por Patricio Lons
Primero nos desmembramos en estados anarquizados, cuando éramos un imperio unido de cultura europea en América, luego a partir de las luchas intestinas, pues ya no teníamos una figura común, un árbitro de diferencias como era el rey de España, nuestra parte se subdividió y perdimos el Alto y Bajo Perú, la salida al Océano Pacífico por el Alto Perú, el Paraguay, la Banda Oriental, el sur de Brasil, las Misiones Orientales, Guinea Ecuatorial, el sur de Chile, la posibilidad de crear un estado junto a la Capitanía de Chile, idéntica posibilidad con Perú, ídem con Ecuador,  las islas Malvinas, las islas Georgias, las islas Sandwich y en el siglo XX, el Mar Argentino y recientemente la Antártida.
Más de diez millones de kilómetros cuadrados de territorio. Y encima somos tan torpes que lo festejamos como gesta patria. Fíjense que lo mismo le pasó a Méjico con la pérdida de tres millones de km cuadrados a manos de EEUU y a Colombia, Venezuela y Centroamérica con la separación en varios estados sin destino y a Perú y Ecuador con su separación y enfrentamiento en dos guerras.  Además, Perú perdió todo su mar que iba desde Panamá hasta el sur de Chile y hoy tiene que discutir con Ecuador y Chile, diferencias limítrofes en el Océano Atlántico. Y dentro de tierra firme, los argentinos perdimos completamente la minería y con ella la dudosa potabilidad del agua, pusimos en juego nuestra soberanía alimentaria a manos de pooles de siembra y sumamos una posible contaminación alimentaria y reducción de la biodiversidad.
En todos los casos, con la complicidad de nuestros gobernantes para llevar a cabo un genocidio contra el pueblo argentino y completar la entrega…de lo poco que nos queda.
Incluso perdimos soberanía en materia monetaria. Por eso, no es casual que en el siglo XX nos hayan enfrentado entre argentinos, que provocarán el desprestigio de las FFAA para luego justificar el poder perseguirlas y destruirlas. Eso permitió avanzar en la destrucción de todo tipo de orden y acabar con la familia en una clara ofensiva de destrucción demográfica. Y de ahí, a ocupar nuestras mentes como se ocupa al último reducto soberano, utilizando medios de comunicación y planes de educación, con claros propósitos antinacionales. Hoy, no tenemos manejo soberano en la emisión de moneda ni en la aprobación de los pliegos de ascenso en las FFAA, ni en el manejo de nuestros recursos naturales, ni en nuestra educación.
Hoy nos han ocupado hasta la mente en una matrix especialmente diseñada para los argentinos que se enfrentan a la última secesión territorial: la Patagonia y la separación en cuatro estados.
Por eso, cuando recuerdo aquella frase “…luchemos aunque sea en pelotas como nuestros hermanos los indios, seamos libres y lo demás no importa nada…” ¿cómo es eso? ¿Qué lo demás no le importaba nada? ¿Qué era lo demás?, ¿todo lo que hemos perdido y seguimos perdiendo y seguiremos perdiendo en un futuro próximo? ¿Quién se benefició con nuestras pérdidas? Con claridad, hay nombres y apellidos para cada respuesta. Por algo borraron la gesta gloriosa de Santiago de Liniers, lo fusilaron y fabricaron otros mitos para sustituir su ejemplo y borrarlo de nuestra memoria. El virrey Liniers, conde de Buenos Aires y héroe ante las invasiones inglesas,  quería mantener la unidad imperial y los otros mitos nos llevaron a la destrucción cuando abrieron la caja de Pandora de la desunión americana. ¿Que había que corregir muchos errores? Sí, pero no había que destruir, se podían hacer las cosas de otra manera, sin guerras que de alguna manera perviven hasta hoy.
Por algo la historiografía oficial oculta que los oficiales y soldados de los ejércitos realistas en todo el continente estaban formados en un 95% por indios, negros y criollos que veían el ataque a la religión, el avance de los grupos de poder, las pérdidas de sus propiedades y libertades de sus personas y sus comunidades…y la mano herética de Inca la perra. Los indios lucharon por el rey hasta 1834 y en algún caso hasta 1846 ¿sabían eso? ¿Sabían que los independentistas les quitaron las tierras y les borraron sus lenguas, antes protegidas por la Iglesia y por el rey? La Iglesia y España catalogó unas quinientas lenguas americanas, muchas con raíces asiáticas, en alguna se sospechan raíces europeas. En cualquier caso, eran lenguas ágrafas, sin escritura, fue la Iglesia las que les dio la expresión escrita en papel.
A diferencia de los miles de soldados realistas en toda América, criollos indios, negros que se enrolaban como  voluntarios, los soldados del Ejército de los Andes sufrían la leva obligatoria. Los soldados sanluiseños iban engrillados  y quienes desertaron fueron fusilados por un coronel Videla, delegado de San Martín.
Fíjense que los americanos ya no recuerdan que tuvimos un emblema imperial. Brindo por la unidad americana. Brindo por las aspas de Borgoña con la que peleamos contra Inglaterra en Argentina en tres oportunidades y también en Colombia y en Nicaragua. Bandera que formó al imperio más grande que conoció a la humanidad y que llevó la lengua castellana y la cristiandad al mundo. El primer imperio que circunvoló el globo terráqueo, empresa sin la cual no sería posible el mundo tal cual lo conocemos.  Único imperio que hoy podría enfrentar la avaricia anglosajona y el avance musulmán. Hoy el mundo se enfrenta a la posibilidad de una guerra y no tenemos a un Carlos V ni a un imperio que la frene o por lo menos, nos proteja y preserve…y todavía algunos creen en la versión mitrista de la historia y de la revista infantil Billiken. España nos perdió a nosotros y nosotros a España. Sumemos voluntades respetuosas para conversar con quienes amen a la patria. Tenemos todo un futuro por reconstruir.
Fuente: Los principios

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here