OPORTUNIDAD Y MISIÓN

El presente se tambalea.
Hace aguas por todas partes.
Mas no veamos sólo crisis,
hemos de saber leer entre líneas,
y aprovechar oportunidades.

Tiempos difíciles, confusos, acaso
eclécticos. Se impone estar a la altura.
Liberémonos primero de miedos, y
luego de enemigos. Entendámonos.
Nuestras aguas son navegables.

Tenemos una misión histórica,
extendida por el mundo,
sobre la base de las columnas de Hércules.
Lengua, cultura y destino
nos invocan a raudales,

como un torrente que, con inteligencia
confederada, será imparable, fresco,
rompedor, absoluto… ¡Respondamos
al desafío de la globalización
con nuestras armas propias y cabales!

Nuestra oportunidad es nuestra misión.
Ni castillos en el aire ni infravaloraciones.
Cabeza, corazón, alma y pragmatismo
para nuestra koiné y nuestra ecúmene.
¡Oportunidad! ¡Misión! ¡Salve!

Antonio Moreno Ruiz

Deja un comentario