George Washington, España y la victoria de Yorktown

0
1411

-Por Carlos Rodriguez Hurtado

George Washington agradece la victoria de Yorktown.

Guerra en los Estados Unidos, Navidad de George Washington, después de Yorktown. El año 1781, su más feliz y triste lo pasó entre los españoles. La guerra esta prácticamente terminada

George Washington, después de Yorktown

Las vacaciones de Navidad de George Washington en casa del español Francisco Rendón.

Como representante de España en las 13 colonias, Francisco Rendón invitó a George Washington y a su esposa Martha a pasar unas vacaciones durante la Navidad y fin de año, en su propiedad en Filadelfia. Los dos ya se conocían, Rendón fue anteriormente el Secretario del Representante de España, alguien a quien George Washington consideraba su amigo, Juan de Miralles.

Cuando George Washington tenía problemas, siempre acudía a los españoles. Y estos siempre resolvieron la mayoría de sus problemas. Y sobre todo lo fundamental la paga de sus soldados, sus uniformes, sus armas, impidiendo que los británicos se refuercen y les impida abastecerse, etc.

En los momentos decisivos, España siempre estuvo a su lado, desde la Batalla de Saratoga hasta la Batalla final de Yorktown.

Ambos podían recordar aquel 31 de diciembre de 1778 (3 años antes). cuando Miralles organizó la primera cena en honor al general Washington aprovechando su estadía en Filadelfia.

Miralles había llegado a Filadelfia con la mejor carta de presentación. Estaba respaldado por hechos tangibles a favor del apoyo de España a los patriotas norteamericanos. Meses antes había llegado al puerto de Nueva Orleans uno de los cargamentos organizados por Diego de Gardoqui, dirigidos al Ejército Continental.

El apoyo de España a la revolución norteamericana fue innegable. Solo 2 meses antes, el Ejército de los EE. UU. Había recolectado en Nueva Orleans una donación que consistía en:

9000 varillas de paño azul, 18000 varillas de paño de lana roja, 1600 varillas de paño blanco y casi 3000 varillas de paño blanco de Alcoy en España.

Lo que significó que casi toda la ropa para los uniformes del ejército de George Washington provenía prácticamente de esa zona de Alicante, España, así como otros cargamentos españoles formados por decenas de cajas y barriles de medicinas, pólvora y rifles.

Su origen tenía que ser un secreto que era necesario mantener las apariencias con Gran Bretaña hasta que Madrid decidió unirse oficialmente a la guerra.

Suministros vitales para el ejército. Se puede decir que España casi vistió al Ejército de Washington, y que la mitad de Castilla en España había fabricado mantas para ese ejército.

El barón prusiano Friedrich Wilhelm von Steuben, Johann von Robais (barón de Kalb) y el marqués francés de Lafayette también asistieron a esa primera cena en 1778 organizada por Miralles entre otras personalidades.

Miralles, firme partidario de la Independencia de las 13 colonias, repitió cena tras cena, teniendo siempre a Washington como invitado. De allí surgió una gran amistad, como reconocerá Washington en sus cartas.

Miralles y el Ejército

Pronto pudo mostrar su apoyo a George Washington y las 13 colonias. En una visita al cuartel general del Ejército Continental pudo ver la mala situación en la que se encontraba. Ante las dificultades que atravesaba el ejército de Washington, de suministros y deudas con sus soldados, con retrasos en los pagos sin pagar.

Miralles los respaldó con su propia fortuna y con la de algunos comerciantes de La Habana, pagó préstamos, para que el ejército de Washington pudiera recibir su paga. También fabrica provisiones con sus barcos desde Cuba, incluido el limón, para evitar el escorbuto entre las ya desnutridas tropas continentales.

Tres años después, la pareja de Washington pasó los últimos días de 1781 como invitados de Francisco Rendón, su secretario. Francisco tenía todo preparado para agasajar a George y Martha Washington, porque por deseos del Rey de España quería liberarlos a ambos de las preocupaciones domésticas, por un tiempo.

Fue un intento de paliar la reciente pérdida del hijo del general, si fuera más llevadero. Su hijo perdió la vida a causa de una fiebre que contrajo en Yorktown. Aunque la discreta cena navideña fue en casa de Morris, el resto de los días restantes del año los pasaría en casa de Francisco Rendón.

Ayuda a Valley Forge

Cuando España declaró la guerra a Inglaterra (1779), Miralles fue nombrado Representante Oficial de España. Para ultimar los detalles de los ataques a los británicos, decide ir a Morristown para hablar con Washington. Quiere comunicarte la situación. España evitará que Inglaterra rodee y bloquee las 13 colonias. Se controlará todo el río Mississippi y los ingleses serán arrojados desde el Golfo de México, como sucedió. Logra su objetivo de llegar a la ciudad, pero cae enfermo. El largo viaje durante ese duro invierno puede acompañarlo. Aun así, comunica que la ayuda de España seguirá, como venía siendo durante los últimos 6 años, pero también peleará contra Inglaterra.

Muerte de Juan de Miralles

A pesar de estar alojado en su propia casa en Washington y de recibir la mejor atención de sus médicos y de la esposa de George, Martha, murió en poco más de una semana.

Curiosamente, la muerte de George Washington en 1799 tiene paralelos con la muerte de su amigo Juan de Miralles. Ambos murieron cuando tenían 67 años, y en la casa de Washington, Miralles en Morristown y George en Mount Vernon.

Muerte de George Washington

Fueron atendidos por los médicos de Washington y atendidos por su esposa Martha. Al parecer por haber cogido un resfriado, lo que provocó una muerte rápida en pocos días.

Honores a Juan de Miralles

Washington logró que la ceremonia se llevara a cabo a pesar de las dificultades que planteó la iglesia de Morristown para permitir la entrada a un católico. Fue enterrado con todos los honores. El gobernador, junto con los congresistas y los oficiales superiores del ejército, asistieron a su funeral. Se puede decir que fue el primer acto de Estado, como nuevo país.

Cartas de condolencias por la muerte de Miralles

Washington le escribió al embajador francés:

«Las atenciones y honores que se le brindaron al señor Miralles fueron dictados por la sincera estima que siempre le tuve»

En la carta a su viuda;

«Todas las atenciones que me fue posible dedicar a su difunto esposo fueron dictadas por la amistad que me habían inspirado sus dignas cualidades»

Carta al Capitán General de Cuba, Diego José Navarro:

«Con el mayor placer hice todo lo que un amigo pudo hacer por él durante su enfermedad» y «debe ser de algún consuelo para sus familiares saber que en este país fue universalmente estimado y su muerte será lamentada de la misma manera».

Todos son testimonios de la profunda amistad que lo unía con Juan de Miralles.

Estas condolencias y estos honores se contraen con el posterior trato que recibió su familia.

La deuda olvidada y pendiente con la familia Miralles

Tiempo después, la hija de Miralles viajó a Nueva York para cobrar la deuda que Estados Unidos había contraído formalmente con su padre por préstamos a la causa independentista. «Ese momento nunca llegará», dijo Morris cuando su hija le preguntó cuándo le pagarían.

El ejército se niega a ir a Yorktown

Carta del general Nathanael Greene, 7 de diciembre de 1780:

«Nada puede ser más miserable y angustioso que la condición de las tropas, hambrientas de frío y hambre, sin carpas ni equipo de campamento. Las de la línea Virginia están literalmente desnudas; y una gran parte totalmente inadecuada para cualquier tipo de tarea».

El oficial francés Ludwig von Closen, en agosto de 1781, describió: las miserables condiciones del ejército de Washington mientras cruzaba el río Hudson en su marcha hacia Virginia y Yorktown.

Las palabras de von Closen fueron las siguientes:

«Estos valientes hicieron que te doliera el corazón»

Los franceses sin recursos

Toda la flota naval francesa. La flota española protege las posesiones francesas. Aunque España estaba en guerra con Inglaterra, no quería enviar señales de que apoyaba a las 13 colonias.

Es por eso que toda la ayuda a Washington tuvo que ser encubierta de alguna manera. Por tanto, aunque en La Habana se recaudó dinero para ayudar tanto al ejército continental como al ejército francés, los encargados de recaudarlo fueron 2 oficiales franceses. Que luego enviarían a Yorktown más de 1 millón de pesos hispanos.

La flota francesa no fue suficiente

El almirante francés tuvo que proteger las rutas y posesiones francesas en el área. Por ello, pidió a España que sus barcos de línea se sumaran a su flota. España quiso quedarse al margen y lo solucionó enviando sus barcos para proteger las posesiones francesas y sus rutas marítimas. Gracias a esto, toda la flota de Grasse pudo llegar a Yorktown con al menos 200 cañones más que la flota inglesa. Y gracias a esto los ingleses, tras perder la primera batalla naval contra los franceses con graves bajas en parte de sus barcos, consideraron que no podían ayudar a las tropas terrestres de Cornwallis y se marcharon, dejándolos a su suerte.

Bloqueo español, impide suministros a británicos

Mientras tanto, la mayor parte de la flota española estaba bloqueando el Atlántico, para evitar la llegada de tropas y suministros como refuerzos a los británicos en las 13 colonias

Deja un comentario