• La Junta dedicará casi un 9% más que el año pasado al presupuesto 2020 de la Secretaría Xeral de Emigración.

El presupuesto para 2020 de la Secretaría Xeral de Emigración asciende de 13.511.467 euros, lo que supone un incremento de un 8,67% respecto a este año, según se recoge en el Proyecto de Presupuestos de Galicia aprobado por el Consello de la Xunta y que ahora comienza el trámite parlamentario para ser aprobado en tiempo y forma.

La partida más elevada de la Secretaría Xeral corresponde a las actuaciones derivadas de la aplicación de la Lei de Galeguidade que cuenta con un total de 1.985.653 euros.                                                    

La mayoría de partidas suben la cuantía con la que contarán para el próximo año, destacando la destinada a fomentar el autoempleo y la actividad emprendedora de los emigrantes retornados que se duplica, pasando de 200.000 a 400.000 euros.

También se incrementa de manera considerable el presupuesto destinado a las ayudas extraordinarias para personas emigrantes retornadas que se incrementa desde 1,7 a 1,9 millones de euros y la partida destinadas a acciones políticas migratorias que pasa de 2,6 a 2,8 millones de euros.

Las Bolsas Excelencia Mocidade Exterior también siguen creciendo. A lo largo de este año contaban con un presupuesto de 1.110.625 euros y para 2020 contarán con 1.290.000 euros. Cabe destacar que este proyecto ha ido creciendo de manera considerable, ya que en el presupuesto para este programa en 2017 era de 500.000 euros.

El presupuesto para ayudar a las entidades en el ámbito de las migraciones también se incrementa, pasando de 1,7 a 1,8 millones de euros, mientras que la cuantía para conservación, obras, equipamientos e infraestructuras de las instalaciones desciende ligeramente al pasar de 613.000 a 600.000 euros.

Por su parte, la cuantía destinada a las acciones de sensibilización en el ámbito migratorio se mantiene en 56.000 euros.

A las cuantías asignadas a la Secretaría Xeral de Emigración habría que sumar el presupuesto que otros departamentos de la Xunta dedican a la emigración con la participación y la reserva de plazas en diferentes programas.

El proyecto de presupuestos de Galicia, que asciende a 10.149 millones de euros, superando por primera vez la barrera de los 10.000 millones de euros, fue aprobado por el Consello de la Xunta de la pasada semana y entregado por Valerio Martínez, conselleiro de Facenda, a Miguel Santaciles, presidente del Parlamento, donde el proyecto presupuestario de Galicia será aprobado, ya que el PP cuenta con mayoría absoluta en esta Cámara.

Tras su aprobación por el Consello de la Xunta, el presidente Feijóo aseguró que las cuentas previstas para 2002 incluyen el mayor gasto social de la historia, menos impuestos y nuevos recursos para hacer más competitiva e innovadora la economía de la comunidad.

Además, el responsable del Ejecutivo gallego destacó que “la Xunta de Galicia lleva aprobando 40 años consecutivos su Presupuesto. Todos los gobiernos que tuvo la Autonomía en estos 40 años cumplieron sus deberes y aprobaron anualmente sus presupuestos”, abundó, antes de recordar que el Gobierno central trabaja con un presupuesto de 2018 y comunidades como Cataluña trabajan con un presupuesto del año 2017.

Según explicó, las cuentas previstas para el próximo año pretenden consolidar el crecimiento ante las señales de desaceleración de la economía española y trasladar los efectos de la recuperación a todos los hogares gallegos. Además, servirán para afrontar con éxito la preparación del Xacobeo 2021 y mantendrán como prioridad la creación de empleo y la innovación. Además, entre los principales objetivos de la Xunta para 2020, figura que Galicia continúe siendo una Comunidad fiable, estable y solvente, que cumpla sus objetivos, pague las facturas y no deje hipotecas a las próximas generaciones.

El presidente de la Xunta incidió en que el proyecto presupuestario mantiene todas las rebajas fiscales actualmente en vigor e incluye cuatro nuevas bajadas de impuestos.

En el caso del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales, baja para aquellos gallegos que adquieran una vivienda usada en el rural. Si esa vivienda tiene como destino ser residencia habitual, el ITP baja del 7% al 5%. Si no va a ser vivienda habitual, se reduce del 10% al 6%. “El rural gallego pasará a tener la menor tributación de la España peninsular en la compra de una vivienda para uso habitual”, dijo.

También se reduce el Impuesto sobre Sucesiones para las herencias entre familiares directos, de manera que cualquier herencia de hasta 1 millón de euros por heredero quedará libre de tributación. Con esta medida, el 99,9% de los gallegos no pagarán este impuesto cuando reciban una herencia de un descendiente, ascendente o cónyuge.

Además, se amplían las empresas familiares que se beneficiarán de la exención que ya está en vigor para los familiares hasta tercer grado. Para estas personas los requisitos de propiedad exigirán que, como mínimo, el 50% de la propiedad pertenezca a la persona heredera, a su cónyuge o a un familiar hasta sexto grado (este último punto estaba fijado hasta ahora en el cuarto grado).

También se aprueba una ‘deducción verde’ para el IRPF, esto es, una bonificación de hasta 1.500 euros para todos los gallegos que decidan mejorar la eficiencia energética de su vivienda. En este impuesto también se aprueba una deducción específica para deportistas de alto nivel que reciban becas y se facilita el acceso a deducciones ya existentes para cooperativas y sociedades laborales.

En lo tocante a las prioridades de gasto, el presidente de la Xunta insistió en que este es “el presupuesto con más gasto social de los 40 presupuestos de Galicia en los 40 últimos años”, con un total de 7.400 millones de euros. De este modo, en 2020 se reforzará el gasto social con un incremento de 275 millones de euros, concentrando de nuevo la mayor parte de la financiación.

Ese refuerzo presupuestario supone más recursos para la sanidad pública, más de 4.100 millones de euros, la mayor cifra de la historia, lo que significa que casi la mitad del aumento del gasto social se destina a mejorar la atención sanitaria. También habrá más recursos para la enseñanza (2.465 millones de euros) para que Galicia siga teniendo el mejor ratio alumno/profesor de España y más recursos para las políticas sociales y de bienestar (830 millones de euros).

A lo largo de su intervención, Feijóo hizo especial hincapié en el aumento de fondos para la dependencia, que crece un 6% y llega a 362 millones de euros y en las medidas de política demográfica como la gratuidad de la escuela infantil a partir del segundo hijo o la ampliación de la cobertura de la Tarxeta Benvida.

También serán prioritarias las políticas de empleo con el objetivo de bajar la tasa de desempleo hasta el 10% y las políticas de innovación que suben un 60% su financiación. Además, la preparación del Xacobeo 2021 contará con un presupuesto de 82 millones de euros.

Acto seguido, Feijóo destacó otras dos partidas muy relevantes y recordó que las inversiones públicas vuelven a crecer, llegando a los 1.691 millones de euros, convirtiendo a Galicia en la Comunidad con más inversión per cápita. En lo que respecta a los empleados públicos, aseguró que se incluirán subidas salariales de hasta un 2,2%. En todo caso, este aumento no se percibirá hasta que la Administración gallega cuente con la habilitación legal del Estado, explicó.

En este sentido, el presidente de la Xunta puso en valor que “ante las incertidumbres y las inseguridades, Galicia sigue apostando por la certidumbre y la estabilidad” y lamentó que el Gobierno central mantenga bloqueado el Consejo de Política Fiscal y Financiera desde hace 15 meses. También volvió a reclamar el pago de los 700 millones de euros que el Gobierno adeuda a Galicia.

Deja un comentario