Foto: Cristóbal a los 4 días de nacido.

París, 22 de julio de 2020.

Querido Cristóbal:

Tuviste la suerte de nacer en Francia, uno de los 19 Estados de Derecho que existen actualmente en el Mundo. Tienes una excelente salud, eres inteligente y bilingüe, hablas el español y el francés. Dios te dio una hermanita en el 2009. Heredaste el espíritu trotamundos de tus padres y ya has recorrido quince países. A tu edad mi mundo recorrido se limitaba a Cuba, de Cienfuegos (al sur) a Caibarién (al norte) y de Camajuaní (al este) a San Cristóbal de La Habana (al oeste).

Este año pasaremos las Navidades en un lugar extraordinario. Sé que te va a gustar. Por ahora es una sorpresa. ¡Ya verás!

Ya cumpliste los 13 años. Como regalo te envío de nuevo la carta que te escribí unos días después de tu nacimiento en el 2006:

Querido Cristóbal:

Quizás algún día puedas leer esta carta.

Te escribo para felicitarte. El día 21 de noviembre, al llegar a casa, tu abuela Marta me dijo que tu padre nos había llamado para anunciar tu nacimiento.

¡Qué suerte has tenido!  Creciendo te darás cuenta.

Naciste de padres sanos e inteligentes y eres el fruto más bello de una gran historia de amor. Tu nacimiento fue deseado, no estás aquí por casualidad. Además tendrás una doble cultura, serás muy probablemente bilingüe.

El mundo hispánico y el francófono poseen una riqueza cultural e histórica extraordinaria.

Has venido a este mundo del siglo XXI, tan complicado, pero bueno … ¿Qué siglo no lo ha sido?

A todo lo largo de los siglos XIX y XX tus antepasados por línea materna vivieron los dramas de invasiones y de dos Guerras Mundiales en esas tierras martirizadas de la Lorena francesa. Mientras tanto, en la lejanísima Perla de las Antillas tus antepasados por línea paterna sobrevivieron a guerras de Independencia, reconcentraciones campesinas, dictaduras, revoluciones y exilios.

Cuando grité a los cuatro vientos que habías nacido y que te llamabas Cristóbal, hubo muchas reacciones diferentes. A continuación te escribo algunas:

-Cristóbal, como el que lleva a Cristo. Le deseo que siempre sea así. Dinorah (monja del Carmelo de La Habana).

-Cristóbal, como Tontón (tío) el de la canción. Sylvie (la cocinera).

-Cristóbal, como el Santo Patrón de La Habana. Juan Alberto (tu tío abuelo).

-Cristóbal, como Balenciaga. Françoise (una gran amiga gala).

– Cristóbal. ¡Qué nombre tan bello! Este año se está conmemorando aquí en Valladolid el quinto centenario de la muerte de Colón. Carmen (gran amiga española).

Te conocimos personalmente cuatro días después de venir al mundo. Al verte sentí una gran emoción, más profunda de la que experimenté cuando en circunstancias muy similares conocí a tu padre a la mañana siguiente de su nacimiento, el 15 de septiembre de 1975, en el Hospital América Arias de San Cristóbal de La Habana.

Al día siguiente, tuvimos la agradable sorpresa de verte en el hospital con un pulóver hecho por tu bella madre, en el que estaba tejida la palabra CUBANITO.

De todas las fotos que te saqué ese día, te envío ahora las que prefiero.

Nos volveremos a ver el día de Nochebuena. Daremos de nuevo gracias a Dios por habernos hecho un espléndido regalo al darte la vida.

Tu abuela Marta, se une a mí para desearte que Dios te dé una larga vida llena de: paz, amor, serenidad, bienestar, salud y Libertad, en unión de tus padres y demás seres queridos.

Siempre escribo Libertad con mayúscula, me es imposible utilizar la ele minúscula. Cuando seas mayor comprenderás por qué.

Te querré siempre,

Abuelo Félix José.

Nota bene: Esta crónica aparece en mi libro «Memorias de Exilio». 370 páginas. Les Éditions du Net, 2019.  ISBN:978-2-312-06902-9

1 COMENTARIO

  1. Muy bonito comentario con todo respeto me siento orgullosa de tenerlo como amigo pues siempre sus escritos son muy interesantes e instructivo donde puedo comprar sus libros desde luego en español pues a pesar de que llevo muchos años en EU no he aprendido lo suficiente el inglés gracias por ser mi amigo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí