Hace años, los hermanos Hurtado Torres, en su libro «La llave de la música flamenca» (1), rebatían con datos en la mano muchos mitos acerca de esta música que, siendo andaluza (o «andaluzada»), se ha hecho universal. Especialmente mitos «puristas» que pretenderían que el flamenco proviene de una cueva cerrada y exótica y casi ajeno al resto de la cultura hispana. Como profesores de música, con partituras por delante, nos descubrían, entre otras cosas, que en torno al acervo musical flamenco gravitan ritmos que, si bien establecidos en el Caribe, provienen de músicas antiguas que, asociadas con bailes de negros desde finales del siglo XV, se fueron mezclando progresivamente tanto por el Mediterráneo como por el Atlántico. En el fandango antiguo estaría la clave.

Con todo, cuando Enrique Iglesias lanzó con «Gente de zona» su éxito «Bailando», vemos cómo se mezclan alegremente la rumba flamenca y el reguetón. Por encima de los gustos, lo cierto es que como dicen los hermanos Hurtado Torres, son ritmos con afinidades desde el Caribe a Andalucía, y Enrique Iglesias hasta ha incluido estética flamenca en el videoclip. El resultado musical podrá gustar más o menos, pero se ha ganado a dos públicos en un momento.

Pensando en estas cosas, me sorprendía hace poco en la fiesta de fin de curso de mi hija mayor: La música que se escuchaba era Shakira, Carlos Vives, Gloria Estefan… Hablamos en su día, asimismo, de hispanismo hasta en la música (2) y del pobre Miguel y las idas y las vueltas (3). Pues bien, Enrique Iglesias parece ser uno más de los que se ha dado cuenta de ese aire de familia y lo ha puesto en práctica, y no le ha ido mal. Y esto no es un fenómeno «moderno», lleva pasando quinientos años; y no sólo de Europa a América, sino también de América a Europa. Como la tortilla lleva papa y el gazpacho tomate.

No hablamos, pues, de una utopía o de un academicismo, sino de una realidad que se respira desde siempre. Desde esta base es que tenemos que aspirar hacia más arriba.

(1)

https://www.jondoweb.com/contenido-la-llave-de-la-musica-flamenca-528.html

(2)

(3)

Deja un comentario