Por: Casimiro Sánchez Calderón

Ante las elecciones europeas y nacionales, la primera exigencia para los candidatos y ciudadanos europeos, y en particular los españoles y portugueses, es aceptar el “ser de Iberia”, la realidad de Hispania o Iberia como esencial para la construcción de una Europa fuerte y definitiva.

¿Qué es el ser de Iberia?

HISPANIA O IBERIA es una creación singular en el Planeta. Es una creación natura naturata, un modo de creación que pertenece a otro mayor que es Eurasia, pero que por razones geopolíticas, históricas, culturales, de mestizaje, etc., ha tenido un destino propio en el camino del hombre por conseguir más civilización y más humanización.

Iberia es “causa sui”, no necesita a priori ni Estado, ni bandera, ni población, ni siquiera reconocimiento mundial para existir, existiría aunque no hubiese vida animal o vegetal en el planeta Tierra.

El ser de Iberia es uno, y dan testimonio de su realidad aquellas características que le son propias y la distinguen de los territorios próximos. Han de ser cualidades más evidentes, más comprensibles, menos rebatibles, como, además de la geografía, el carácter peninsular, el mestizaje, su historia civilizadora, su experiencia , su cultura, sus dos idiomas universales (la Iberofonía), su hermanamiento con países de todos los continentes…

Es este un planteamiento objetivo superior a cualquier análisis subjetivo, aunque los sentimientos, fruto de una elaboración de muchos siglos, incluido el de pertenencia, también hay que tenerlos en cuenta.

El mejor acto de sabiduría humana con respecto a su futuro sería unir ambas realidades (la objetiva y la subjetiva) con una nueva interpretación de cara al futuro que, sin prescindir de ellas,, una en el plano humano lo que siempre estuvo unido por la creación natural.
Solo la falta de visión de los humanos, que ha supuesto durante siglos su fragmentación, nos ayuda a comprender los daños ocasionados por la distancia entre realidad indiscutible e interpretación humana.

No solo portugueses y españoles nos hemos dañado humana y materialmente (y hemos sido juguetes de otras potencias que con nuestra unión no hubieran surgido nunca, por ejemplo Inglaterra), sino que hemos profanado este paraíso natural que se nos ha dado gratuitamente que se llama Hispania o Iberia.

No han sido los excesos de su admirada y deseada exuberancia animal, vegetal o mineral lo que provocó su debilitamiento y agotamiento actual, sino los errores y la ambición de sus seres llamados más racionales, los hombres, sus excesos en el obrar sobre la conservación de sus valores y la previsión de cara al futuro.

Partido Ibérico (íber)
IBERIA: Maestra de la vida y de la histori
a.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here