«Ésta es la doctrina que nosotros sostenemos, la que hemos sostenido siempre… Aunque el poder constituido fuera ilegítimo, tendríamos obligación de acatarle y respetarle, no por él mismo, sino por aquella parte del orden que conserva en la sociedad; pero, como el orden en la sociedad, para que sea verdadero, ha de ser completo y no mutilado, la sociedad tiene derecho a que el orden completo se restablezca y a que el derecho que está desconocido, se restaure cuando llegue la ocasión oportuna para ello.»

Juan Vázquez de Mella

Deja un comentario