Tal cual lo leen. Con una situación parecida a la que se halló España en los años 30 del siglo XX, se perfila Pedro Sánchez como presidente del gobierno; el primer gobierno de coalición de la España reciente, y esa coalición ha de hacerla con comunistas/chavistas y toda clase de separatistas, desde la extrema izquierda hasta los racistas del Partido Nacionalista Vasco. El panorama que se viene no es nada alentador, y si el español medio cree que su país está inmune a fenómenos como el castrismo o el chavismo, podemos decirle que acaso el pueblo chileno también podía creer eso y hoy se encuentra totalmente cercado por esta onda expansiva.

Pasen y vean:

Deja un comentario