InicioFirmasEl ‘esto’ cubano

El ‘esto’ cubano

Published on

Esto es un demostrativo neutro que se emplea para indicar un referente relacionado con la primera persona, o sea con el yo del aquí y ahora. Pero el pronombre esto, que en la lingüística pragmática recibe el nombre de deíctico, en el contexto cubano escapa a la formalización de todo metalenguaje, tal como puede apreciarse en el siguiente ejemplo:

—¿Qué te parece esto? 
—Esto no hay quien se lo meta.

En el minidiálogo anterior, los interlocutores no se están refiriendo a un plato de moringa oleífera, con tronchas de claria o picadillo marino. Hablan de algo que es abstracto, incorpóreo, intangible y, al mismo tiempo, omnipresente, omnisciente y omnipotente. Algo que no es Dios pero asume sus atributos más autoritarios. El esto queda así convertido en eso y en aquello, y abarca lo de aquí, lo de allí y lo de más allá. Rompe con el esquema deíctico de la pragmalingüística y se vuelve un pronombre tenebroso.

El pronombre esto tal vez se usara alguna vez en la Cuba de antes para referirse a la situación política, pero nunca con el énfasis y la insistencia de estos 60 años. Es en el castrato cuando el esto cubano ha ampliado su campo semántico con un haz de connotaciones orwellianas que lo desborda y modifica, incorporando todo el espanto de una realidad que reduce el ser humano a un repertorio codificado de actos reflejos. Al punto de que el esto cubano, más que designar lo que rodea el aquí y ahora de la primera persona, tritura al yo y su miserable circunstancia.

Esto no es entonces una categoría gramatical, ni es el dedo índice apuntando al suelo. Esto es la nada total del todo totalitario. Y es también la nada vacía que te envuelve, te aprieta, te zarandea, te revienta y te asfixia. Es algo que te desespera, te marea y te zumba en los oídos. Que te enloquece y te pone a subir por las paredes. Esto es además una dolencia crónica donde convergen síntomas tan diversos y molestos como disnea, hormigueo, neuralgia, taquicardia, cefalea, ansiedad, depresión, incontinencia y claustrofobia. Un salto en el estómago, una bolita que te sube y que te baja, unas ganas tremendas de gritar y un deseo irresistible de montarse en una balsa o tirarse uno por el balcón.

Esto solamente les puede gustar a los estoicos o a los que padecen el síndrome de Estocolmo. Porque esto es el colmo cuando el rehén ya no sólo se siente protegido y fascinado por su secuestrador, sino que llega a la fase del delirio y lo aplaude a rabiar.

Latest articles

Subsecretario de Asuntos Exteriores: «El gobierno cubano bloquea la apertura del nuevo consulado en Camagüey»

Una de las novedades señaladas por el director general fue la paralización del proceso de apertura de un nuevo consulado en Cuba

Diputado español: “Hasta ahora el voto de los españoles en el exterior podía cambiar algún escaño, pero ahora puede cambiar gobiernos”

“No nos queda más remedio que escucharos, nosotros vamos a salir a buscar votos”, señaló el diputado del PSOE Julio Navalpotro

Comunidad valenciana organiza una estrategia para el retorno

Pérez Garijo preside la primera reunión del Foro de Retorno de la Comunitat Valenciana

Castilla y León: la Junta oferta 5 becas

La Junta financia cinco becas para que castellanos y leoneses en el exterior realicen estudios de postgrado en la Comunidad

Más de la categoría

Castilla y León: la Junta oferta 5 becas

La Junta financia cinco becas para que castellanos y leoneses en el exterior realicen estudios de postgrado en la Comunidad

El plazo para solicitar las ayudas de subsistencia finaliza el día 2 de mayo de 2022

España ofrece ayudas extraordinarias a los nacionales residentes en el exterior que se encuentren en situación de necesidad

Apenas 4 días para solicitar la ayudas de urgencia

El próximo 29 de marzo finaliza el plazo para solicitar las ayudas económicas individuales de la Secretaría Xeral da Emigración