«…Si en Perú había un cabildo por cada parroquia a la que pertenecían varios pueblos, en el virreinato de Nueva España los cabildos estaban descentralizados existiendo uno por cada pueblo y una gobernación por cada república a la que acudían los distintos alcaldes de cada pueblo y un gobernador que actuaba en asuntos de hacienda, policía y justicia. También ejercía como juez agrario que distribuía la tierra, representaba al pueblo ante el Juzgado General de Indios,  organizaba los trabajos colectivos y administraba los Bienes de Comunidad. Estas mismas tareas eran las que realizaban los alcaldes en sus propios pueblos. A estos les ayudaban en sus tareas de recaudación fiscal los mayordomos de tributos, y los de comunidad que se encargaban de las tierras del pueblo. A su vez, cada barrio o parcialidad, contaba con los mandones, también llamados alguaciles o merinos. Finalmente en cada cabildo había un escribano y criados o topiles.

En México no existían las asambleas, es decir, las magistraturas poseían todo el poder y fueron el objetivo de los más poderosos para de esta…»

-Más información en el enlace: https://somatemps.me/2019/07/08/hispanidad-el-cabildo-de-indios/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí