casarealtv

El miércoles, 13 Sus Majestades los Reyes comenzaron la jornada visitando El Templete de la Plaza de Armas de La Habana Vieja, donde recibieron una explicación a cargo del historiados de la Ciudad de La Habana, Eusebio Leal. El monumento fue construido en 1827 por el ingeniero Antonio María de la Torre y se encuentra a un lado de la Plaza de Armas. Declarado Patrimonio de la Humanidad, recuerda el sitio donde tuvo lugar la primera misa celebrada en La Habana en 1519. Allí, destaca un busto de Cristóbal Colón. Seguidamente, los Reyes se dirigieron al Palacio de los Capitanes Generales -actualmente, este edificio del siglo XVIII de estilo barroco acoge el Museo de la Ciudad-, donde a su llegada se fotografiaron bajo el balcón del Palacio donde estaba colgado el repostero bordado sobre terciopelo del Escudo de Armas de La Habana realizado en la Real Fábrica de Tapices de Madrid y donado por Sus Majestades los Reyes con motivo de la visita. A continuación, en el interior del edificio, Don Felipe y Doña Letizia recibieron de manos del presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular “La Giraldilla”, figura que simboliza la bienvenida de la ciudad de La Habana. Tras la visita al Palacio de los Capitanes Generales, Don Felipe hizo entrega de la Gran Cruz de Carlos III al Sr. Eusebio Leal. A media mañana, los Reyes se trasladaron al Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”, donde tuvo lugar una recepción a la colectividad española residente en Cuba en la que, tras la interpretación del Himno Nacional, el Rey pronunció unas palabras en las que destacó que “…nada de lo que ocurra en Cuba es ajeno a España y nada de lo que ocurra en España es ajeno a Cuba. Vosotros, españoles ⸺y también cubanos⸺ sois la viva expresión de lo mucho que une a nuestros pueblos…”. Asimismo, subrayó que “…hoy sentimos la alegría del reencuentro con españoles, y con descendientes de españoles, que nos mostráis un afecto que la Reina y yo os aseguramos es recíproco. Sois la viva presencia de España en Cuba, una nación hermana y amiga. Gracias por este recibimiento que siempre guardaremos en nuestra memoria…”, y añadió que “…la colectividad española en Cuba ha crecido de forma extraordinaria en los últimos diez años, habiendo triplicado incluso sus cifras desde 2009. Ello convertirá muy pronto a este país en una de las naciones iberoamericanas con mayor presencia de españoles…”. También hizo hincapié en que “…ello no habría sido posible si Cuba no hubiese sido un país de acogida y de arraigo. A lo largo de sucesivas generaciones, nuestros compatriotas llegaron a estas tierras en busca de un futuro más próspero, especialmente en momentos duros de nuestra historia en los que, por razones políticas o por falta de oportunidades económicas entonces, muchos españoles vieron en la emigración una oportunidad. En esos momentos de dificultad, Cuba abrió sus puertas a gallegos, asturianos y canarios, entre otros, para que pudieran ganarse el sustento trabajando duro con tesón. Esa capacidad de trabajo y su honradez fueron la base del respeto y del afecto con el que fueron recibidos y reconocidos…”. Puso de manifiesto que “…España es el principal socio comercial de Cuba en la UE, llegando a exportar la mitad de lo que exportan la totalidad de sus Estados Miembros, y es el principal inversor turístico en la Isla. Más de 70 hoteles españoles se han implantado en Cuba. Y todo ello lo han logrado la empresa española y sus empresarios en unas condiciones muchas veces adversas…”. Y recalcó que la visita tiene lugar con motivo del “…V Centenario de la fundación de La Habana por España; un hecho histórico que merece una conmemoración especial. Como es sabido, la presencia de España hace más de 500 años en América se inició fundamentalmente en la vecina Isla Española y también en la Isla Juana, que es como se llamó en un primer momento a esta querida Isla de Cuba, que asumió una posición clave durante todos aquellos siglos de nuestra historia…” y puso de manifiesto que “…por la antigüedad de nuestro primer encuentro, España y Cuba, Cuba y España atesoran un especial vínculo de hermandad que, además, se consolidó durante más de cuatro siglos, casi hasta las puertas del mismo siglo XX. Mañana rendiremos un sentido homenaje a quienes dieron aquí su vida por España en 1898, defendiendo los valores por los que lucharon y en los que creyeron…”. Una vez finalizada la recepción, Su Majestad el Rey se trasladó a la residencia de la Embajada de España donde mantuvo un almuerzo de trabajo con empresarios españoles en Cuba.

Deja un comentario