La señora aprovechó las festividades del 26 de julio, para mandar un claro mensaje a la satrapía cubana, responsable del empobrecimiento de la isla. Estoy cansada de escuchar a la gente quejarse, aseguró, y ahora, siendo ciudadana española, ¿tengo también que pedirle permiso al gobierno para poder salir de esa prisión que es Cuba? Se preguntaba mientras exponía las sobradas razones que justificaban su radical gesto.

Más adelante, invitó a todos los cubanos que tuvieran un poquito de honor y de orgullo para que la imitaran: “Mientras haya comunismo, mientras tenga que pedir permiso para poder salir y entrar del lugar donde nací pues no iré más. Aquí tengo mis dos nacionalidades», dijo enseñando sus dos pasaportes, «de las cuales Cuba no me reconoce la española, la que me da que comer, la que me dio la libertad y la posibilidad de pensar y de expresar lo que quiero. Esta otra fue donde yo nací, me crie y donde nació mi hija; pero yo no le voy a pagar a estar personas que están gobernando aquel país ni un euro más. Tengo dos nacionalidades, pero el pasaporte español me permite viajar a todas partes del mundo menos a Cuba, mientras que el otro sólo me sirve para ir a Cuba sin tener, además, la garantía de poder volver a salir de allí. Es el pasaporte más caro del mundo», aseguró mientras blandía unas tijeras con las que lo fue cortando en tiritas. “Es lo que hay que hacer… ¡a tomar por el culo!», concluyó antes de cortar el directo.

El video fue publicado por la página La Farándula cubana, y no da datos personales de la autora del video. Los comentarios que lo acompañan no son del todo favorables, pues muchas personas no comprenden su actitud, mientras que otras llegan a dudar de su sinceridad, “seguro que es un pasaporte caducado”, afirmó un comentarista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí