Informa desde La Habana el corresponsal de La Región Internacional, Felipe Cid, que la asociación Círculo Praviano de La Habana, ha renovado por «aclamación» a sus nuevos directivos. Pero mirando las fotos de «nuevos», lo directivos no tienen un pelo, empezando por su presidente, el Sr. Fajo Otero, que está blanco en canas.

Hemos leído a un a veces valiente Felipe Cid, recordando que los edificios confiscados a los españoles por el régimen aun no ha sido devueltos. ¿Para cuando la denuncia de que esas asociaciones no representan a los españoles sino a la dictadura?

La asociación revivida a partir del 1992, cuando el régimen volvió a permitirla agrupa a los descendientes de las antiguas cinco villas gallegas: Sobo del Barco, Muros de Nalón, Cudillero, Salas y Previa.

El recién elegido presidente, del que no ha trascendido su biografía, dirigiéndose a los allí reunidos afirmó que no defraudaría a los que «un día 4 de noviembre de 1914 hicieron posible su fundación».

Veremos.

2 COMENTARIOS

  1. No tiene q trascender una biografía para alguien q ha mantenido y logrado algo en muchos años, pero se la cuento, guaguero de trabajo y jubilado de el. La chica q aparece a su lado es la directiva mas joven con 17 años, nosotros nos criamos con nuestros padres y abuelos en estas sociedades q en sus fines, las de todas, absolutamente todas se prohíben los temas políticos, religiosos y sectarios. El Sr. Fajo Otero peina canas ahora, pero cuando empezó era joven, como la q escribe q fue tesorera 20 años, vuelvo a ser vocal y no llego a los 50 de edad aún, no mezclen lo q no tiene q ver con lo q no merece, la politica para los politicos y la mas rancia y corrupta la española. Por favor, dejennos trabajar en paz.

    • Hola, muchas gracias por pasar.
      Perdone que discrepe. Sí tienen que trascender las biografías de las personas que nos representan en Cuba. Es lo mínimo que se puede pedir de alguien que ostente un cargo público, aunque este se circunscriba a un círculo reducido como es el caso.
      Comprendememos que no pueden «meterese en política» como usted dice, pero la política los alcanza a ustedes, como al resto de los cubanos aunque no lo quieran (o no deseen) admitirlo.
      Siendo usted el relevo dentro de esa asociación debería plantearse un proyecto más ambicioso que el de la propia supervivencia. Como española que es tiene no solo el derecho, sino el deber de hacerlo, por sus compañeros de asociación, pero también (y sobre todo) por el resto de sus compatriotas.
      Un cordial saludo.

Deja un comentario