Ya ni se molestan en disimular. Diosdado Cabello dijo que sobre Ecuador, Argentina y Perú estaba soplando una brisa bolivariana. Nicolás Maduro dijo que se estaban cumpliendo antes de lo previsto los planes del Foro de Sao Paulo. Total, a confesión de parte, relevo de pruebas.

Y una vez más, no sólo es que se subestime a Venezuela, sino al G2 cubano, el grupo de espionaje castrista de forja soviética que realmente domina Caracas; grupo que, asimismo, extiende sus tentáculos por España.

Obsérvese la sincronía: Ecuador-Perú-España-Chile-Bolivia. Sin olvidar las elecciones argentinas y las FARC apretando en Colombia.

Ya nadie se acuerda del Amazonas; ni siquiera de que los incendios empezaron por la Bolivia de Evo Morales.

Sigamos subestimando el poder de la agitprop especialmente cuando la derecha (hasta la derechita cobarde de Chile y España) gana las elecciones.

Sigamos sin ver la importancia geoestratégica de la hispanoesfera, acertado término empuñado por el comunicador peruana Mauricio Málaga Fuenzalida (Véase: https://www.facebook.com/MirafloresLaAutentica/videos/380837126129848/UzpfSTExMzg2ODIxMjE0NDk4ODoxMTI4NzY1MDQzOTg4NjI4/ )

Publicábamos hace un rato lo siguiente:

Pues bien, gracias a los amigos argentinos de la Fundación Libre lo podemos graficar más y mejor. Pasen y vean:

Deja un comentario