InicioEspañaAnte el momento histórico de España: Objetividad, oportunidad y comprensión

Ante el momento histórico de España: Objetividad, oportunidad y comprensión

Date:

Del autor

 El formato original de Mercurio y Argos de Velázquez en el Museo del Prado

Ilustración: Mercurio y Argos (Original sin añadidos con marco...

Margarita Rita Rica Dinamita en el Museo Reina Sofía

Foto: Ceremonia de Amor y Paz en Kaminal Juyú....

Tiempos turbulentos: Fernando VII, Carlos IV y Bonaparte

-Por Emilio Acosta Ramos A principios del siglo XIX la...

La Hispanidad empieza en Cuba

entre otros valores, Cuba encabeza el sentimiento de Hispanidad, porque se lo ha ganado

IV – Trasfondo histórico de la cuestión puertorriqueña

En 1897 el movimiento autonomista en Puerto Rico pudo lograr que España finalmente le concediera a la isla una Constitución propia, la Carta Autonómica

*Imagen: José Calvo Sotelo, abatido por pistoleros socialistas.

A los españoles nos cuesta mucho ser objetivos, y no nos damos cuenta de que por encima de afectos y desafectos, por ejemplo, el año pasado nos perdimos al que podría haber sido nuestro mejor ministro de defensa (y una gran baza para construir geopolítica): Pedro Baños; al igual que hace poco nos hemos perdido al que hubiera sido uno de los mejores diputados del congreso: Iván Vélez.

Con estas cosas, me acuerdo de la oportunidad histórica que supuso la dictadura del general Primo de Rivera (quien tenía vínculos familiares cubanos, por cierto), cuyo principio y fin explica bastante lo que tenemos por delante. Hoy en día no se puede hablar de estas cosas, pero en aquella época eso de la dictadura ocurría en medio mundo, no sólo en España. Y sí, de 1923 a 1930 fue la época clave para un regeneracionismo patriota (y no el cateto acomplejado/extranjerizante) en el que en una coalición más o menos objetiva en nombre de la «Unión Patriótica» entraron gobernantes de cariz liberal, conservador, tradicionalista (Víctor Pradera; luego asesinado por el Frente Popular) o hasta socialista (Largo Caballero fue nombrado consejero de la presidencia. Memoria histórica…). De hecho en esos siete años, veamos el montonazo de obras públicas que se hicieron, el vitalismo arquitectónico, los ensanches de las ciudades, el plan hidrológico, la reforma agraria, la continuación de la seguridad social, el voto femenino, la dirección nacional del petróleo o la telefonía… Empero, dada la falta de tiempo, muchas cosas que quedaron a medias y pronto desaparecieron, pues al año siguiente de la caída del general, luego de unas elecciones que ganaron los monárquicos, el indigno Alfonso «XIII» entregó el gobierno a los republicanos luego de movilizarse estos en las principales capitales de provincia; y cinco años después, luego del asesinato de José Calvo Sotelo, una sangrienta guerra civil (en la que, fuera de apasionamientos románticos, lógicos o personales, las grandes potencias se midieron de cara al posterior conflicto mundial), todo el desarrollo que prometía España, pudiéndose resarcirse por fin del desastroso siglo XIX, se fue al traste y se tardó muchos años en reconstruir el país.

Y ahora vuelta la burra al trigo… 

El cadáver de José Calvo Sotelo , aquel gran ministro de Hacienda que fue llamado «el ministro bolchevique» por la derecha liberal; que, asimismo, fue especialmente odiado por la Pasionaria y asesinado por pistoleros socialistas, es una trágica muestra de la brutalidad de la incomprensión, la oportunidad perdida y la injusticia que de ello se deriva. 

Las oportunidades no vuelven. Y luego todos pagamos las consecuencias.

Así las cosas, quien tenga entenderas y esté situado ante el complicado pero apasionante momento histórico que nos ha tocado, que actúe en consecuencia y haga lo que pueda. El que no, pues que le den por donde amargan los pepinos, porque ya bastante hay que hacer como para encima soportar más estorbos de la cuenta. 

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Firmas

Deja un comentario