Por Wilfredo Cancio Isla

A raíz del memorando de nuevas disposiciones del Departamento de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos (USCIS), algunos titulares, espacios televisivos y muchísimos lectores han generado preocupación sobre un supuesto cambio en la Ley de Ajuste Cubano (CAA).

Es importante esclarecer que la CAA es una ley aprobada por el Congreso de Estados Unidos en 1966 y que solo es mandato del Congreso poderla cambiar. Ninguna disposición administrativa, decreto gubernamental o decisión de un tribunal de inmigración puede modificar el texto original de esta legislación.

El reciente memorando de USCIS lo que hace es condicionar la elegibilidad de los solicitantes a un requisito como la Carta de Ciudadanía o el pasaporte cubano, emitidos por el gobierno de La Habana, Es decir, se trata de un apretón al procedimiento que permitía hacer la solicitud bajo la CAA con mayor flexibilidad en la presentación de documentos probatorios de la condición de nacionales cubanos.

La ley original permite regularizar el estatus migratorio a una persona que demuestre su condición de ciudadano cubano al año y un día de su entrada legal (con parole) a territorio estadounidense.

Desde 1999 la CAA se vio favorecida por provisiones administrativas que facilitaban su alcance y beneficio para los solicitantes. Lo que han cambiado a tenor con las suspensiones, reajustes y congelamiento de regulaciones son esas provisiones añadidas, no la ley original, que mantiene inalterable su sentido primigenio.

Por ejemplo, la suspensión de la normativa de «pies secos/ pies mojados», que obligaba a dar parole a los nacionales cubanos con independencia del puerto o lugar de entrada al país, eliminó una provisión agregada en abril de 1999. Y así el memorando de este martes echa abajo la llamada enmienda Vázquez, que permitía a los nacidos en el exterior de padres cubanos, verificar su elegibilidad cubana con solo una certificación consular del solicitante.

La Ley de Ajuste Cubano se mantiene en pie y sin modificaciones, y solo el Congreso de Estados Unidos puede determinar su permanencia o abolición.

Fuente WCI, red social

Deja un comentario