InicioFirmasTullido no, tullidísimo

Tullido no, tullidísimo

Date:

Del autor

La Hispanidad empieza en Cuba

entre otros valores, Cuba encabeza el sentimiento de Hispanidad, porque se lo ha ganado

IV – Trasfondo histórico de la cuestión puertorriqueña

En 1897 el movimiento autonomista en Puerto Rico pudo lograr que España finalmente le concediera a la isla una Constitución propia, la Carta Autonómica

Descolonizar Cuba

los pueblos como el cubano son en esencia sociedades europeas trasplantadas a otro clima, otra latitud y longitud

El Museo Nacional del Prado celebra su 203 aniversario

Foto: Trampantojo creado por el grafitero DiegoAS. Foto ©...

Fernando Zóbel y su mirada sobre el arte de los grandes maestros en el Museo del Prado

Ilustración: Alegoría de la Castidad, 1505 Lorenzo Lotto Óleo...

Por Zoé Valdés.

¿Desde cuándo prohibieron en el diccionario la palabra ‘tullido’? ¿Desde cuándo han prohibido decirle a una persona ‘tullida’ cuando lo es? Las obras de la gran literatura universal están llenas de la palabra ‘tullido’. La novela ‘Bomarzo’ de mi amado Manuel Mujica Lainez trata a Cervantes de tullido, que lo era, porque era manco. ¿Tampoco se puede decir manco, ni ‘El manco de Lepanto’, como también se le conoce a Cervantes?

Mi abuela, cuando me llevaba de la mano por la calle Monte donde muy cerca vivía un tullido, a veces me indicaba: «Deja pasar al tullido», con el tono más tierno de su voz. Y el señor nos agradecía con una agradecida sonrisa.

Resulta que un comentarista de The Huffington Post me trata de lo peor porque he llamado tullido al «inmigrante argentino» Pablo Echenique. Pablo Echenique no sólo es una persona tullida, es un tullido de mente, de los de toda la vida, y de alma, que es peor, mucho peor, porque ahí sí que no hay silla de ruedas que valga. Que yo sepa, porque mis ojos lo ven, el ‘inmigrante argentino’ Pablo Echenique no es un bailarín del Bolshoi, no. Es con todas sus letras, un tullido, y además en varios sentidos e interpretaciones.

Lo primero que destrozaron en Cuba fue el lenguaje, igual hicieron bajo la Alemania nazi. No se podía llamar amablemente a nadie señor o señora, sino compañero o compañera, o camarada. Se suprimieron una gran cantidad de palabras de consideración y respeto hacia el prójimo.

En España no sólo están prohibiendo palabras, además están prohibiendo y censurando el idioma español, como sucede ya en algunas escuelas de Cataluña.

Que me disculpe Dita Sullivan por escribir hoy en esta red social cuando prometí no hacerlo. Pero no puedo dejar pasar por alto esta afrenta.

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Firmas

Deja un comentario