InicioFirmasSobre el cruel cerco a Cuba

Sobre el cruel cerco a Cuba

Date:

Del autor

Tiempos turbulentos: Fernando VII, Carlos IV y Bonaparte

-Por Emilio Acosta Ramos A principios del siglo XIX la...

La Hispanidad empieza en Cuba

entre otros valores, Cuba encabeza el sentimiento de Hispanidad, porque se lo ha ganado

IV – Trasfondo histórico de la cuestión puertorriqueña

En 1897 el movimiento autonomista en Puerto Rico pudo lograr que España finalmente le concediera a la isla una Constitución propia, la Carta Autonómica

Descolonizar Cuba

los pueblos como el cubano son en esencia sociedades europeas trasplantadas a otro clima, otra latitud y longitud

El Museo Nacional del Prado celebra su 203 aniversario

Foto: Trampantojo creado por el grafitero DiegoAS. Foto ©...

Entre las muchas canalladas a las que ya estamos acostumbrados, y por tanto insensibles a que ocurran, se encuentran las muertes diarias por hambre, abandono y sed, de miles y miles de desheredados de la tierra. Al tiempo que los voceros mediáticos, al servicio siempre de la maldad, los grandes medios de publicidad, nos están bombardeando a diario con las imbecilidades que dicen un Trump, o las milongas camperas papales vaticanas, siempre bien vestidos, para ocultar sus miserias corporales, o cualquier otro vejete prostático de los que se sientan con consolador en las bancadas del Parlamento Europeo.

En el Periódico La Nueva España de Avilés, firmado por el humanista, intelectual y periodista José María Ruilópez, con fecha siete del corriente mes, en un artículo titulado Habana, de la A a la K, ofrece una real, como dramática, exposición de la Cuba, de La Habana actual, de una pluma como la suya de amplia experiencia cubana y de amor hacia aquellas tierras realmente hermanas que están en la orilla del poniente de la mar.

El que un intelectual de la sensibilidad de José María Ruilópez, se interese por los asuntos cubanos, no tiene más obediencia a que quiere a Cuba; queremos a Cuba muchos españoles, y nos duele Cuba no en menos intensidad que a cualquier nativo de ella. Y estamos cansados de que pasen los años, los decenios, los quinquenios, y al que le ha tocado la china de las carencias, haya nacido, vivido y muerto, sin llevarse a su casa, no un consumismo salvaje propio de gente inculta, burraca, sino una abundancia de un bienestar fruto del tiempo adelantado de ciencia del que disponemos.

Toda mi vida llevo defendiendo la Revolución Cubana, porque, en el fondo, no es más que el espejo que refleja la honestidad de un pueblo, de una gente, cuya cubanía, sin fascismos pueblerinos, no tiene discusión ni lado para el servilismo hacia otros países que la quieran doblegar.

Ahora bien, es lógico que supuesto que está más que demostrado que el cerco económico, la sinvergonzonería a la que se prestaron, y se prestan, gentes cubanas cuyos votos son determinantes para que puedan salir viejos prostáticos, seniles, fascistas en EE.UU, que probablemente, y no es seguro, solo tengan dinero, salgan ya del armario político en el que están metidos, y el territorio cubano, sin olvidar la revolución, pero que no sea la biblia innecesaria, ponga su territorio a producir; ponga a su gente a rendir socialmente. Se olvide de un monocultivo arcaico chupador de agua dulce en grado sumo como es la caña, y los dos escalones fundamentales de todo revolución necesaria para la gente, la comida y el vestido, abunde normalmente en una Cuba que, hoy por hoy, en toda la América que habla español, es el supermercado que puede vender más dignidad y entereza.

Cuando uno vislumbra, el amor a Cuba de humanistas de la altura intelectual del amigo Ruilopez, y recuerda las charlas que mantuvimos sumergidos de lleno en el seno de la sociedad cubana, tampoco nosotros aceptamos que nuestros puntos de vista sean injerencias en los asuntos cubanos, puesto que nada de lo que acontece en la isla nos es indiferente. Y queremos siempre lo mejor para Cuba, los cubanos y la cubanía.

  Necesité cuatro días de auto alquilado para ir de La Habana a Santiago a poner una flor campesina en la piedra funeraria de Fidel Castro. Un recorrido así, aquí, incluso en esta España de montes y sierras y de emboscados, se puede hacer, apretando, en el día. Y con esto quiero anotar que soy plenamente respetuoso con el Comandante; pero ya está bien de Comandante. Y sin olvidar al Comandante, es necesario con la dignidad actual, con la cubanía que existe, poner en marcha lo mucho que se tiene y levantarlo de la silla en la que está sentado desde bien temprano.

Salud y Felicidad. Juan Eladio Palmis.

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Firmas

  1. ESPAÑA, LLENA
    Todo fue así;
    así fue.
    Y de un modo tajante,
    aunque no convincente,
    te lo explican todo:
    España es un país
    lleno a rebosar
    de gente lista,
    de gente inteligente,
    que te explican todo
    tal y como es,
    tal y como pasaron las cosas,
    en un país claro y transparente,
    que todo fue
    tal y como ellos,
    por siglos
    y en los últimos
    ochenta años
    con más insistencia,
    lo explican.
    Si no fuera por ellos,
    por los listos
    que a sueldo mantenemos,
    estaríamos aullando
    por los campos abiertos
    sin las necesarias
    alambradas y tapias
    de los verdaderos propietarios
    de los campos terrenales,
    que tienen la propiedad
    aquí en la tierra,
    y después la del más allá,
    con la particularidad,
    de que no van dejar
    con el gran poder que tienen
    si lo pagas,
    que coman de ti,
    solamente,
    ni uno más ni menos,
    que el número justo,
    que te corresponde
    de gusanos.

Deja un comentario