Síndrome de Estocolmo

Date:

Un total de 819.749 cubanos viajaron al extranjero, el 78% por primera vez, desde la reforma migratoria aprobada por Raúl Castro en 2013, que incluyó la eliminación del permiso de salida para los ciudadanos de la Isla y flexibilizó algunas condiciones de retorno de los emigrantes, reporta EFE.
La reforma de 2013 también permitió que los cubanos que emigraron antes de ese año se reasienten en territorio nacional, trámite conocido como «repatriación» que realizaron 11.176 cubanos en 2017, la mayoría de ellos desde EEUU.
Desde el 14 de enero de 2013, cuando entró en vigor la reforma, se han producido 2,65 millones de viajes al exterior, de los que más de 890.000 tuvieron como destino Estados Unidos, según estadísticas oficiales divulgadas por la prensa oficial este martes.
En esos cinco años, el 11% de los casi 820.000 cubanos que viajaron fuera de la Isla establecieron su residencia permanente en otro país y pasaron a tener estatus de emigrado.
En el primer lustro de la reforma migratoria, los cubanos residentes en el exterior han realizado más de 2,07 millones de viajes a la Isla, de los que 1,57 millones corresponden a los residentes en EEUU, donde se concentra la mayor parte de la migración cubana.
Las visitas a Cuba de emigrados crecieron en 2017 un 21%, una cifra que se espera que aumente este año después de que el 1 de enero entraran en vigor nuevas medidas migratorias que benefician a la diáspora cubana, ya que se elimina la habilitación del pasaporte y se permite la entrada de aquellos que salieron ilegalmente, excepto los que lo hicieron por la Base de Guantánamo.
El año pasado, un total de 432.786 cubanos residentes en EEUU visitaron Cuba, frente a los 329.448 que lo hicieron en 2016.
La reforma migratoria de 2013 (que se actualizó en abril de 2016 y en enero de 2018) supuso el fin del denostado permiso de salida, la conocida «tarjeta blanca» que las autoridades debían conceder para viajar al extranjero, y de la carta de invitación; además de ampliar de 11 a 24 meses el tiempo permitido de permanencia en el exterior.
De este modo, los cubanos residentes en la Isla empezaron a viajar, en teoría, tan solo con su pasaporte en vigor (cuyo precio se elevó de 55 a 100 CUC, moneda fuerte equivalente al dólar) y el visado que exija el país de destino.
En el caso de activistas y opositores, el régimen les impide viajar en ocasiones a pesar de tener visados y la documentación en regla, así como no estar pendientes de ninguna resolución judicial.
La reforma migratoria de 2013, una de las principales medidas aprobadas por Raúl Castro desde su llegada al poder, puso fin a una restrictiva política de décadas que obligaba a los cubanos a solicitar un permiso especial para viajar al exterior, lo que llevaba asociado complicados y costosos trámites.
Sin embargo, siguen vigentes restricciones en algunos casos, como los del personal médico, científico, educativo, directivo y atletas, que todavía necesitan un permiso especial de salida, algo que el Gobierno justifica para evitar el «robo de cerebros».

Deja un comentario

Share post:

Subscribe

spot_imgspot_img

Popular