Por Jose Crespo

Hacia el precipicio va nuestra piel de toro, conducida de la mano de quienes actúan ajenos a la libertad y a la igualdad.


Uno de ellos prometía limpieza y transparencia, alguien de quien lo más suave que se dice es que es un chulo, alguien que aseguraba actuaciones judiciales contra los que denunciaban su fraude académico, cuya trampa pudimos comprobar con el bochorno, dolor y rabia de quienes hemos obtenido un doctorado con esfuerzo y sacrificio personal, familiar y económico.


Y lo mismo digo del ventrilocuo que maneja el monigote, comunista, bolivariano, contorsionista declarado por él mismo, para no decir ‘España’ tal como contaba por las redes, afirmando el niñato «porque perdimos la guerra» (¿?)… ¿se puede ser más ignorante?…

O cuando hablaba de la crisis del capitalismo, dando instrucciones contra la Guardia Civil y hablando con ligereza sobre cócteles molotov y de tomar las armas.

Y que sueña a Venezuela como un paraíso…


Otro doctor cum fraude amigo de otro que se manejaba con una «beca black», el de las tres comidas diarias, mientras tantos jóvenes con altas capacidades marchan de España.
Y no digamos de Monedero, el del informe de La Moneda bolivariana.

Estos se quedan y multiplican ministerios, asesores, suben los impuestos, nos graban a todos… hay vemos el anuncio de google que anuncia el cambio de servicio a partir de finales del mes que viene.


Y con ellos el otro cum fraude, el orondo delincuente que mientras subía a un escaño, al pasar junto al «doctor de economía» le susurró aquello de «tenemos que hablar».

Todos ellos están matando a España, todos ellos la conducen hacia la nada, hacia la ausencia internacional, hacia el olvido en Europa, lejos de su núcleo duro al que dijo el infausto ZP que la llevaba cuando ganó las elecciones, el de «España concepto discutible y discutido», el hombre más viajado a Venezuela y que nada sabe, o lo sabe todo en beneficio de su riñón bien cubierto como el de Morodo o el de las maletas que corren por el mundo y que en España no se detienen… ¿será que soy víctima de una trama y que mis no pocos amigos venezolanos que viven y trabajan en España me engañan sobre la realidad que se vive en Venezuela?


Los que sabemos de las penurias sociales, hospitalarias y de necesidad, hasta de papel higiénico, nos duele esa nación hermana a la que mejor le viene ahora ese adjetivo que es el de «bolivariana», fruto del genocida y racista Bolívar que antes mataba a su propia sangre, a sus hermanos españoles entregando América a Inglaterra, y cuyos herederos ahora matan a su propio pueblo.

Deja un comentario