POEMA FÚNEBRE VAREGO

Soy varego,
descendiente de aquellos
guardias nórdicos
que durante siglos
protegieron al emperador
de Constantinopla.

Soy varego,
mis antepasados
llegaron de tierras heladas,
para asentarse
en la frondosa calidez
del mítico Mediterráneo,
con una misión de lealtad,
con sentido de honor y gloria.

Soy varego,
vertí sudor y sangre
por la Romania,
y luego descansé como guerrero,
entre el hipódromo, las tabernas
y los burdeles, y en todos lados
hice Historia.

Soy varego,
hijo del hacha y de la espada,
y ahora miro
cara a cara a la muerte,
rodeado por cimitarras y medialunas,
de bárbaros turcos que destruyen
la ciudad de la civilización,
el sueño y la memoria.

Soy varego,
ya no me queda más
que la muerte.
Miro al cielo…
Ya todo es fugaz,
ya todo es postrero,
mas muero orgulloso
de defender aquello
que valió la pena
con mis camaradas
y mi honra.

Soy varego,
el infierno es Bizancio en llamas.
Mi mundo ya se fue,
y yo me voy con él;
pero sé que esta pelea
no será en vano,
y que algún día
entre las ruinas
de esta maravilla
brotará un sol de justicia,
exigiendo y restaurando
el imperio de Roma.

Antonio Moreno Ruiz

Imagen: http://www.alabarda.net/blog/pintura/la-guardia-varega/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí