Inicio Castro-chavismo en España Lucas Haurie: Cuba, mon amour

Lucas Haurie: Cuba, mon amour

0

«…Verbigracia: «¿Por qué los residentes en este edén comunista no comen carne de res ni disfrutan del aire acondicionado?». Si estas u otras dudas ensombrecen por un instante la vacación, se culpa al capitalismo heteropatriarcal «y-pon-otro-mojito-sabrosón-miamol». El otro, a quien la lucidez y el descreimiento transportan en volandas hacia el medio siglo, es menos benevolente en su diagnóstico. «La dignidad del pueblo cubano que el régimen cacarea en cada consigna consiste en que una familia completa se pone en venta por cien dólares a la semana: el padre ejerce de guía y proveedor de vicios, la madre cocina, el niño hace los recados y su hermana de dieciocho años, ejem, se enamora de un decrépito de casi cincuenta… La próxima quincena se enamorará de otro. El avión que llega todos los días al aeropuerto José Martí desde Madrid lo llaman ‘la lechera’. Creo que con eso está todo dicho, ¿no? Eso sí, ya no hay distinción de sexo: antes era sólo para los españoles, pero ahora es también para las españolas. A esto ha quedado reducido el país tras sesenta años de castrismo: un burdel. Sin chulos peligrosos ni la sordidez de un puticlub de carretera porque allí los proxenetas ejercen desde un…»

-Más información en el enlace: https://www.larazon.es/local/andalucia/cuba-mon-amour-OH24458314

SIN COMENTARIOS

  1. Su artículo es una falta de respeto denigrante a la nación Cubana, que con.o en cualquier lugar del mundo cualquier familia decide el modo más antiguo y fácil de hacer dinero con que sentarse en un bar, restaurante o simplemente vestir a la moda.
    En Cuba no hay niños abandonados en las calles, desnutridos y descalzos, sin educación gratuita de calidad y muchas cosas mas con las que debían ustedes los esclavos concientes del capitalismo que los convierte en enemigos de sus propias familias.
    El día que Dios todo poderoso ponga su mano nos abra el camino al desarrollo y el crecimiento que nos niegan ustedes los y sus acólitos norteamericanos les abofetearemos sus caras pálidas con lo que somos capaces de hacer. Tiempo al tiempo. Verán!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil