InicioCartas a OfeliaLas mujeres benefactoras de las artes en el Museo Nacional del Prado

Las mujeres benefactoras de las artes en el Museo Nacional del Prado

Date:

Del autor

Mi último Día de Reyes en Camajuaní fue el de 1959

Foto tomada en Camajuaní, Cuba, 1957. De izquierda a...

La bandera de San Fernando como batalla cultural

-Por Antonio Moreno Ruiz El separatismo es un problema...

Necesidad de la conformidad ante una Ley moribunda

A la Ley de Ajuste Cubano parece no quedarle mucho

España y Europa, palanganeras

Dicen, pero solamente es un dicho, que los franceses no quieren pertenecer a la Otan

Autoras de cómic underground en España en el Museo Reina Sofía

Madrid, 10 de diciembre de 2022. Querida Ofelia, Del 13 al...

Ilustración:La reina Isabel de Valois Pantoja de la Cruz (según modelo de Sofonisba Anguissola) Madrid, Museo Nacional del Prado.

Madrid, 5 de enero de 2023.

Querida Ofelia,

Los itinerarios del Museo Nacional del Prado se conciben como una invitación a contemplarlo de manera distinta a la habitual. Para ello se recaba la colaboración de profesionales ajenos a la institución y a las disciplinas que en ella tienen acomodo habitualmente. El objetivo es procurar al visitante una mirada distinta pero rigurosa, a nuestras colecciones; una mirada que se fije en temas y asuntos diferentes a los habituales y, en esta ocasión, ofrezca la oportunidad de hacer protagonistas a las mujeres.

Así sucede con “El Prado en femenino”, un relevante itinerario bajo la dirección científica de la profesora Noelia García Pérez, en el que a través de 32 obras, dirige nuestra mirada hacia aquellas mujeres que promocionaron, coleccionaron e inspiraron algunas de las obras de arte más emblemáticas de esta institución.

Este itinerario nos invita, pues, a explorar nuevas narrativas, a conocer relatos tan originales como sorprendentes, en los que las mujeres son protagonistas por derecho propio, como es el caso que nos ocupa: las promotoras artísticas, las patronas de las artes, las mujeres que impulsaron el Museo del Prado y contribuyeron poderosamente a formar sus colecciones en una cronología concreta, de 1451 a 1633, de Isabel la Católica a Isabel Clara Eugenia.

La creación de este itinerario, además, ha ofrecido la oportunidad, por un lado, de exponer algunas obras que permanecían hasta ahora en los almacenes de la institución como los retratos de Isabel Clara Eugenia y Alberto de Austria, realizados por Rubens y Brueghel el Viejo; Juan Federico de Sajonia de Tiziano; Isabel de Valois de Pantoja de la Cruz o Ana de Austria de Bartolomé González y reubicar otras como los bustos de Leonor de Austria y María de Hungría, realizados por Dubroeucq y los Leoni, respectivamente, para ofrecer un discurso narrativo más completo de la colección permanente, y por otro, modificar los títulos y textos explicativos de algunas de las cartelas que acompañan a la obra para presentar un relato actual acorde con el espíritu actual eliminando elementos descriptivos como el de “esposa de” en varias de ellas.

Para explicar quiénes fueron estas mujeres, qué labor llevaron a cabo en el ámbito de la promoción artística y cuál es su vinculación con las colecciones del Museo, este itinerario comienza ofreciendo al visitante una primera sección que, bajo el título «Promotoras artísticas en el Museo del Prado (1451-1633)», nos acerca a los principales retratos de estas reinas, regentes y gobernadoras que se exponen en la colección permanente. Retratos que nos mostrarán las soluciones iconográficas y estrategias visuales empleadas para construir y promover su imagen pública, revelando, al mismo tiempo, los mecanismos de legitimación femenina en el ejercicio del poder. Estas imágenes nos permitirán explorar los usos y funciones asignados a estas obras al dirigir nuestra atención a las cuestiones devocionales, afectivas, de ambición política o gloria personal que subyacen bajo el patronazgo que las impulsó.

La segunda y la tercera sección están dedicadas a las dos promotoras artísticas más destacadas de este período vinculadas a las colecciones del Museo: María de Hungría e Isabel Clara Eugenia, quienes ostentaron importantes cargos políticos. Tras la muerte de su esposo, Luis II, María fue regente de Hungría en nombre de su hermano Fernando I hasta junio de 1527, y gobernadora de los Países Bajos de 1531 a 1555. Isabel Clara Eugenia fue princesa soberana de estos últimos territorios entre 1599 y 1621 junto a su esposo, el archiduque Alberto, y ya viuda, ocupó el puesto de gobernadora hasta su fallecimiento en 1633. Las dos aprovecharon su destacada posición política y la autonomía que les otorgaba su condición de viudas para afianzar su autoridad y mantener sus redes de influencia, pero también para formar dos de las colecciones artísticas más destacadas del Renacimiento europeo. En este sentido, conviene señalar que algunas de las obras y proyectos arquitectónicos que comisionaron fueron especialmente útiles para definir su función y posición en la corte, y, al mismo tiempo, proyectarlas en la escena política internacional.

La selección de obras devocionales, escenas mitológicas y retratos de clara intencionalidad política incluidos en estas secciones nos permitirá conocer mejor a dos de las principales figuras del escenario político europeo de la Edad Moderna, así como a dos de las más destacadas promotoras artísticas de este período.

Noelia García Pérez

Noelia García Pérez es profesora titular de Historia del Arte en la Universidad de Murcia. Sus principales líneas de investigación se centran en el patronazgo artístico femenino y en la relación existente entre arte, poder y género en el Renacimiento. Ha publicado ampliamente sobre estos temas en revistas como Women’s History Review, Early Modern Women. An interdisciplinary Journal, Goya, The Book Collector, ARBOR o Culture & History. Además, es autora, entre otros títulos, de las monografías Miradas de Mujeres. El patronazgo femenino y el arte de Renacimiento (Nausicä, 2004) y Arte, Poder y Género en el Renacimiento español.

El patronazgo artístico de Mencía de Mendoza (Nausicä, 2004). Ha sido editora de las recientes publicaciones Mary of Hungary, Renaissance Patron and Collector. Gender, Art and Culture (Brepols, 2020), Isabel la Católica y sus hijas: El patronazgo artístico de las últimas Trastámara (Editum, 2020), María de Hungría y Juana de Austria. El patronazgo artístico femenino en las cortes del Renacimiento europeo (Tres Fronteras, 2020), The Making of Juana de Austria. Gender, Art and Patronage in Early Modern Iberia (LSUP, 2021) y Mujer y Retrato en el Renacimiento. Usos, funciones y formas de exhibición (Silex, 2022). En estos momentos trabaja en la edición de los volúmenes colectivos Portraiture, Gender and Power in Sixteenth-Century Art: Creating and Promoting the Public Image of Early Modern Women (Routledge, 2022) y Artists and Female Patrons at the European Renaissance Courts: Rewriting the History of Art Patronage (Brepols, 2023)

Desde el año 2017 ha dado un impulso decisivo para convertir a la Universidad de Murcia en un centro de referencia para el estudio de la promoción artística femenina en la Edad Moderna con la creación y dirección de las Jornadas Internacionales de Investigación Arte, Poder y Género.

A lo largo de su carrera investigadora ha participado en nueve proyectos competitivos nacionales e internacionales. Entre ellos destaca el promovido por el J. P. Getty Research Institute sobre el patronazgo artístico de Mencía de Mendoza. Actualmente, es la investigadora principal del proyecto del MICINN MEFER Medallas retrato y poder femenino en la Europa del Renacimiento (I): Las mujeres de la Monarquía Hispánica (2021-2024).

Itinerario “El Prado en femenino” I.

Promotoras artísticas en el Museo del Prado (1451-1633) Comenzamos este itinerario con la figura de Isabel I de Castilla, referencia clave en el origen y evolución del patronazgo femenino español y punto de partida inexcusable para analizar la promoción artística que desarrollaron las mujeres de la casa de Austria. Ellas, herederas del legado de la Reina Católica, personifican algunas de las principales patronas de las artes del siglo XVI en Europa.

El linaje al que pertenecían, su educación humanista, su entorno social y su capacidad económica las llevaron a reunir importantes colecciones del Renacimiento europeo y a desempeñar un destacado papel en el mecenazgo de los artistas que acogieron bajo su protección, pero también a construir una imagen propia a través del arte que contribuyó, en gran medida, a consolidar su legitimidad política, a reforzar su poder y a difundirlo entre las cortes reinantes.

Junto a ellas, nos acercaremos a las protagonistas femeninas de otras dinastías, como la Avís, Tudor, Valois o Austria-Stiria, que se vinculan a la Monarquía Hispánica mediante enlaces matrimoniales con los representantes masculinos de los Habsburgo. Será así como Isabel de Portugal, María Tudor, Isabel de Valois o Margarita de Austria se incorporen al elenco de promotoras artísticas relacionadas con las colecciones del Museo del Prado.

Los retratos que, de ellas, realizaron Tiziano, Antonio Moro, Alonso Sánchez Coello o Juan Pantoja de la Cruz constituyen claros ejemplos de cómo estas mujeres de distintas casas reales, pero vinculadas a la Monarquía Hispánica, utilizaron el patronazgo artístico para expresar su piedad, exponer sus intereses personales y definir sus funciones y posición oficial en la corte.

II. María de Hungría

A pesar de haber vivido en una era asolada por guerras y conflictos religiosos, María de Hungría fue un ejemplo destacado para sus contemporáneos y aun para generaciones posteriores gracias a su certera visión política y su legado cultural. Parte de ese legado se custodia en el Museo del Prado, en algunas de las obras más emblemáticas de esta institución. Obras muy representativas de un patronazgo artístico enfocado en tres direcciones complementarias. La primera nos remite a la construcción y difusión de una imagen propia de poder que identifica a María como gobernadora de los Países Bajos y reina viuda de Hungría y Bohemia. Buena muestra de ello son los retratos escultóricos confiados a Leoni. Piezas que muestran de forma elocuente los rasgos que definieron su imagen pública como mujer fuerte y poderosa de la casa de Austria. La segunda nos acerca a la expresión devocional en el contexto de la Iglesia, con el Descendimiento de Rogier van der Weyden como ejemplo paradigmático de su cercanía al humanismo cristiano y al movimiento de la devotio moderna. Y la tercera aúna su perspicacia política e intuición artística para promocionar la política de la dinastía Habsburgo. Obras de Tiziano como Carlos V en Mühlberg o la serie mitológica de las Furias, destinadas a decorar el palacio de Binche, son ejemplos muy representativos en este sentido.

Estas piezas constituyen una muestra de la intencionalidad política que subyace tras algunos de los principales encargos artísticos promovidos por María de Hungría, quien, siguiendo la estela de Maximiliano I, empleó el arte para reforzar los intereses dinásticos de los Habsburgo y apoyar y promover el gobierno de su hermano el emperador Carlos V. Esta sección nos acerca, pues, a una de las principales figuras del escenario político europeo de la primera mitad del siglo xvi, así como a una de las más destacadas patronas de las artes de este período.

III. Isabel Clara Eugenia La figura de Isabel Clara Eugenia y su patronazgo artístico se vincula a las colecciones del Museo del Prado desde una triple acepción: como primogénita de Felipe II y pieza fundamental en la cadena de sucesión dinástica; como cosoberana, primero, y gobernadora de los Países Bajos, después; y como mediadora artística entre España y Flandes durante sus años de gobierno en tierras flamencas, especialmente en lo que a la difusión del arte de Rubens se refiere.

De este modo, en este itinerario, examinaremos, en primer lugar, la creación, desarrollo y difusión de su imagen, comenzando con los retratos iniciales de Alonso Sánchez Coello que la muestran como princesa Habsburgo, hasta llegar a las pinturas de Rubens donde aparece representada como cosoberana y, posteriormente, gobernadora de los Países Bajos.

En segundo lugar, exploraremos algunas de las obras que Isabel Clara Eugenia y Alberto de Austria comisionaron durante su mandato, como Fiestas del Ommegang o los Archiduques de caza. Obras que, como apuntara Alejandro Vergara, muestran que los príncipes soberanos no solo apreciaban la pintura por su belleza, sino que también eran conscientes de su utilidad para dar a conocer su identidad política e ideológica y, al mismo tiempo, definir su relación con el entorno.

Junto a la comisión de obras y proyectos artísticos, el patronazgo de Isabel Clara Eugenia se extendió a la promoción de artistas como Rubens y a la labor de mediadora cultural entre España y Flandes. Esta sección culminará acercándonos a dos de los ejemplos más representativos en este sentido: los bocetos de la serie de tapices del Triunfo de la Eucaristía y la obra Tres ninfas con el cuerno de la abundancia. Piezas que constituyen un buen ejemplo de la circulación de obras e influencias artísticas entre las cortes de Bruselas y Madrid promovidas por la gobernadora de los Países Bajos.

Un gran abrazo desde estas lejanas tierras allende los mares,

Félix José Hernández.

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Firmas

Deja un comentario